La causa de la causa

La causa de la causa

Pues sí, dilecta leyente, comprendo su interés por descubrir el origen y las consecuencias de ciertos hechos. De forma que intentaré satisfacer su curiosidad, al tiempo que yo me haré ciertas preguntas a la espera que las conteste el moro Muza, “que a la una sale de su tumba y en calzoncillos baila la rumba”
En cuanto a la razón por la cual los jueces visten de negro, al parecer, se debe al luto por la muerte de la reina María II, allá por 1.694. Por lo que habrá esperar a que nazca o se case alguien con la misma relevancia para que cambien el color del vestuario. O que enrojezcan las togas por el varapalo de la Justicia alemana sobre Puigdemont y el pitorreo de la prensa teutona.
Respecto a la silla eléctrica, tiene usted razón, como intuía, que la inventó un dentista. Lo que tal vez desconozca es que el emperador Menelik II de Abisinia (Etiopía hoy) se enteró y encargó tres sillas eléctricas a los Estados Unidos. Por suerte para los abisinios, su país todavía no contaba con red eléctrica.
A los testigos se les llama así porque en las cortes romanas los hombres hacían juramentos por sus testículos, sobre alguna declaración. Y de ahí fue derivando de testículos hasta llegar al nombre actual. Si hoy se siguiese admitiendo el juramento decisorio, sólo los chicos de Acción Católica irían a la cárcel.
El caso de John Coffee fue el del primer hombre que construyó su propia cárcel, allá por 1.853,en Dundalk (Irlanda). Por lo tanto, mucho antes que lo hiciera el conocido narcotraficante colombiano Pablo Escobar. En el caso del primero, estrenó la penitenciaría que estaba él mismo construyendo para el Estado, porque quedó en bancarrota en su proyecto (la prisión por deudas, de antes). En el caso del segundo, pretendía hacerse un chalet-prisión, con puerta giratoria, como condición para entregarse.
La razón por la cual el Pentágono tiene el doble de baños de los necesarios (casi tantos como “Villa Meona” de Isabel Presley), dicen que se debe a que, cuando se construyó, la ley requería de baños distintos para negros y blancos. La verdad es que no creo que fuese por discriminación racista sino “penista”·.
No me pregunte por qué en 1.938 la revista Time designó “Hombre del año” a Adolfo Hitler, pero debió ser por su sensual bigote y su travieso flequillo
Respecto a las coincidencias de los hermanos gemelos, le diré que pueden tener el mismo ADN, pero no el mismo dibujo dactilar. Por ello, para no equivocarse, como le pasó a cierta periodista con los hermanos Matamoros, sería bueno cogerles las huellas antes del entrar en el dormitorio.
Lo que no sé es si la Iglesia le habrá levantado la excomunión que en 1.456 decretó el papa Calixto III  al cometa Halley, por considerarlo un emisario del mal. Claro que tampoco sé si el Ejército habrá levantado el arresto a un banco, que por estar recién pintado manchó a un mando. Habrá que hablar con Blázquez, jefe de la cosa religiosa en España y Cospedal, ministra de la Guerra, respectivamente.