Madruga, colón

Quizá Pedro Madruga sea  uno de los personajes más insólitos de la historia gallega, incluso de la española. Y mundial si tiene razón el marino vigués Alfonso Philippot con su extraordinaria y bien fundamentada teoría por increíble que parezca. La ruta ayer presentada tendría parada en Vigo porque el noble que vivió a caballo entre la Edad Media y el Renacimiento, entre Galicia y Castilla, entre los reinos de Isabel y Fernando y Portugal, gobernó en la Muy Leal cuando no era más que una pequeña villa que no destacaba en el tablero de la política del siglo XV. Madruga logró hacerse con ciertas tasas y beneficios y se cree que tuvo una torre de su propiedad en lo que hoy es la Gran Vía, en concreto el Pazo de La Pastora. En su interior hay una fuente singular con una escultura que los propietarios del pazo aseguran que representa al Señor de Soutomaior y Caminha. La historia de Madruga daría para varios libros: incluye su difícil infancia como hijo bastardo y su desaparición inexplicable en Castilla. Que coincide con la aparición de Colón en el mismo lugar. Al parecer su nombre completo era Pedro Cristóbal Álvarez de Colón. Fascinante.