Exceso de burocracia

Exceso de burocracia

Las numerosas y farragosas trabas burocráticas en nuestro país son las causantes, directa e indirectamente, del cierre de miles de actividades económicas de carácter multisectorial en la última década. Y para contrastarlo basta hablar con emprendedores a los cuales, trámites interminables,  les quitan las ganas de emprender, y como ejemplo de un epígrafe cualquiera, las explotaciones ganaderas.A las cuales la losa burocrática las ha derivado,a un buen número de ellas, al cierre anticipado, simplemente por asfixia administrativa. Y ya no entro en la complejidad laberíntica de lidiar con la agencia tributaria o seguridad social, para las cuales las personas físicas o jurídicas somos un simple e insignificante NIF o CIF ,con toda la impotencia que conlleva .
Si queremos, de verdad, ser competitivos y tener capacidad de crecimiento debemos tener, si o si, administraciones que apliquen desde ya, legislaciones simplificadas, modernas,agiles y estables y que estas vayan en la línea de cubrir realmente las necesidades de empresas y familias.
El exceso de cargas administrativas y trabas burocráticas, derivadas del complejo e infinito entramado legislativo español, provocan la fragmentación del mercado interno y socavan la competitividad de las empresas y autónomos .
Basta para comprender de lo que hablo, este dato demoledor: En las últimas cuatro décadas se han promulgado más de 40.000 normas estatales y más de 8.000 normas autonómicas. ¿Alguien cree aún que se puede seguir aguantando esta brutal y descomunal losa burocrática, que lo ralentiza todo hasta la asfixia administrativa total? Pienso y creo que no, verdad.
Pues mientras esto sucede, y a mayores, la presión fiscal deriva a que las actividades económicas tengan que destinar más del 50% de sus beneficios únicamente al pago de impuestos y de cotizaciones sociales. Lo cual me lleva a manifestar que así no podemos seguir si realmente queremos avanzar en nuestro futuro colectivo.
Y estas consideraciones son las que me conducen a defender sin paliativos  un liberalismo económico con menos intervenciones, regulaciones y carga fiscal impuestas por las múltiples y variopintas administraciones, y como herramienta válida para contribuir sólidamente a alcanzar el desarrollo económico y la eficiencia necesarias para ser competitivos en el mercado globalizado que vivimos. En definitiva, que menos presión fiscal y administrativa y más trasparencia y agilidad en el trato diario con familias y empresas.
Y este mismo exceso burocrático es el que ha propiciado, entre otras cosas, la deslocalizaciones de empresas al norte de Portugal en los últimos años. Por lo que siempre apoyare medidas en la línea de que los ayuntamientos reduzcan los impuestos para conseguir una implantación empresarial satisfactoria para todas las partes como generadores de empleo de calidad y estable que es lo que todos queremos. Todo lo contrario de la incoherencia inexistente con nuestra provincia en relación con unos presupuestos generales del estado que a un mes de finalizar el año, ni se han ejecutado en su totalidad, ni se van ejecutar. ¿Dónde están los planes de choque económicos para Ourense que contribuyan a generar y fortalecer a las empresas como generadoras de empleo estable y de calidad?.En nuestro Ourense son demasiados los despropósitos cometidos y consentidos ,y el conformismo y apatía de muchos es cómplice de nuestra situación actual .Que cada cual extraiga su reflexión ,que la mía la tengo cristalina .