VIGO

Vigo diseña un método para reducir el consumo de energía

Investigadores vigueses y vascos colaboran en un proyecto pensado para edificaciones

Los investigadores de la Universidad de Vigo que participan en el proyecto.
Los investigadores de la Universidad de Vigo que participan en el proyecto.
Vigo diseña un método para reducir el consumo de energía

Vigo y País Vasco lideran un proyecto para crear una herramienta que mejore la gestión energética de los edificios y que estará en funcionamiento en 2018. El proyecto tiene un presupuesto de 200.000 euros y  cuenta con  financiación del Ministerio de Economía e Industria.
En la actualidad existe un interés mundial por reducir el consumo energético y las emisiones de gases contaminantes. El sector de la edificación no es ajeno a esta tendencia, ya que es el responsable del 40% del consumo de energía final y del 50% de las emisiones de CO2 a nivel mundial. Como consecuencia de todo esto, en los últimos años se fueron endureciendo las normativas, tratando de reducir tanto la demanda, como el consumo de energía, al mismo tiempo que se tratan de incorporar las energías renovables. Estas medidas lograron pequeños avances, pero es necesario ir más allá. En esto trabaja un equipo de ingenieros de las universidades de Vigo y el País Vasco liderados por Enrique Granada y Pablo Eguia, investigadores del Grupo de Tecnologías Energéticas de la Escuela de Ingeniería Industrial.
Con el título “Investigación para la creación de una herramienta holística para la gestión energética en la edificación”, el proyecto propone  la creación de sistemas de regulación que tengan en cuenta múltiples criterios, estrategias inteligentes de monitorización que sean de bajo coste y mínimamente invasivas y que permitan calibrar los sistemas de simulación energética. “Hoy en día existen ya estudios que ponen de manifiesto las grandes discrepancias entre la eficiencia de un edificio simulado y la eficiencia medida en un edificio real”, explica Enrique Granada, recalcando así la necesidad de mejorar el ajuste entre la eficiencia del modelo simulado y del edificio monitorizado, lo que técnicamente se denomina como “simulación calibrada”.
En la actualidad no existen métodos estandarizados y los que se acostumbran a emplear son costosos en tiempo, conocimientos y experiencia. “La incertidumbre es alta debido a los problemas de calibración y, además, no existe una herramienta automatizada que integre estos procesos, por lo que de conseguir la finalización exitosa de este proyecto será un gran avance”, explica el investigador, que hace hincapié en que cada tipo de edificio demandará unos ajustes específicos. “No serán iguales los ajustes para un hotel que para un centro educativo, por ejemplo”, explica el coordinador del proyecto, que recalca el hecho de que se trata de “encontrar la herramienta idónea para optimizar la regulación de todos los elementos en los que se puede actuar habida cuenta también de parámetros como el bienestar de los ocupantes y el medio ambiente”, subraya Granada.
El Grupo de Tecnologías Energéticas de la Universidad de Vigo, colaborador habitual del equipo de Energética de Edificación, Enedi, de la Universidad del País Vasco, cuenta con una larga trayectoria en la simulación energética en edificación. “Ambos equipos llevamos años trabajando juntos tanto a nivel docente, compartimos máster y doctorado interuniversitario, como investigador y toda la experiencia ganada durante estos años nos convirtió en socios inmejorables”, señalaron.