Vigo, ciudad con más autóctonos

A Coruña es la ciudad gallega con menos porcentaje de residentes nacidos en la propia urbe y Vigo, en cambio, la que se sitúa en primera posición. Es uno de los datos del  último estudio de población de Galicia.

Vigueses por las calles del centro estos días, en plena ola de frío.
Vigueses por las calles del centro estos días, en plena ola de frío.
Vigo, ciudad con más autóctonos

La mayoría de residentes en Vigo nacieron en la propia ciudad, en torno al 60 por ciento de todos los empadronados, según los datos que maneja el Instituto Galego de Estatística (IGE) y que ayer publicaba dentro de un estudio más amplio sobre demografía. El dato más llamativo es que la proporción tiende ligeramente a disminuir en lo que va de siglo aunque pese a todo la mayor urbe gallega es también la que cuenta con más población autóctona. En Vigo, 174.885 de los 292.986 censados en 2017 según el Instituto Nacional de Estadística, habrían llegado al mundo en el municipio, la mayoría en el desaparecido hospital Xeral. Sólo presenta proporciones similares Ferrol, la ciudad más declinante de España con Cádiz, donde de sus actuales 67.569 residentes, un total de 41.416 son naturales. Superan también el 50 por ciento del total otros dos de los siete grandes ayuntamientos, Santiago, con 50.834 compostelanos de cuna de los 96.456, y Pontevedra, donde 47.165 de los 82.671 pueden presumir de su raigambre. Por debajo del 50 por ciento, el resto, siendo A Coruña la ciudad con menos porcentaje de naturales: 117.880 sobre un total de 244.099, algo más del 40 por ciento.
El estudio del IGE aporta otros datos sobre cómo es la ciudad o más exactamente sus ciudadanos. Así, destaca el reparto histórico de la población por grandes grupos de edad: los mayores de 65, en edad teórica de jubilación, son ya un 50 por ciento más que los menores de 16. En cifras exactas, en 2017 había en Vigo 63.303 personas por encima de los 65 años y sólo 41.067 sub-16. La proporción no hace sino crecer año a año. Al inicio del siglo, en 2000, había 40.885 chicos de menos de 16 años y 42.943 en edad de jubilación, con la pirámide demográfica entonces con cifras similares en sus dos extremos. Censo a censo, Vigo ha ido envejeciendo, y el fenómeno no va a cambiar en los próximo 10 o 20 años debido a la mayor longevidad y a la caída de la natalidad, que ya apenas se compensa con llegada de extranjeros, en general con niños. 
Sobre este extremo, el IGE apunta, siempre con datos del instituto nacional estadístico, que varían sustancialmente de los que emite el Concello, que los residentes extranjeros serían ahora 12.272, frente a 280.714 nacionales inscritos en los registros de población. Supone por tanto menos de un 5 por ciento del total. El año con mejores datos en este sentido fue 2009, ya en plena crisis económica, cuando se censaron 17.108 personas de fuera de España sobre un total de 297.332, lo que suponía un 6 por ciento. Desde 2009 los residentes extranjeros han ido reduciendo su número y se han anotado ocho años seguidos en negativo. Para 2018 se espera otra caída debido al ajuste de personas procedentes de Portugal: el INE estima que entre 2.000 y 3.000 no tendría acreditada su presencia en la ciudad y tendrían que ser dados de baja. n