VIGO

Bajo la sombra del paraguas amarillo

La Asociación de Guías Turísticos celebró su día con dos rutas gratuitas por el pazo Quiñones de León y el Casco Vello y Ensanche vigués. En esta ocasión las donaciones voluntarias eran para Afaga Alzheimer

Un nutrido grupo de personas asistió ayer a la visita al pazo Quiñones de León que organizaban con motivo del Día Internacional del Guía Turístico.
Un nutrido grupo de personas asistió ayer a la visita al pazo Quiñones de León que organizaban con motivo del Día Internacional del Guía Turístico.
Bajo la sombra del paraguas amarillo

Su misión es recibir a los turistas como verdadero anfitrión que enseña los mejores rincones de la ciudad. En la actualidad son diez los guías turísticos que durante la temporada de buen tiempo organizan visitas guiadas con las que poder conocer algunos de los lugares más emblemáticos de Vigo. En esta ocasión decidieron celebrar su día internacional con una visita guiada por la mañana al pazo Quiñones de León y otra por la tarde al Casco Vello y la zona del Ensanche. 
Las rutas eran completamente gratuitas y al finalizar las mismas los participantes –muy numerosos en ambas opciones- podía contribuir con una donación que estaba destinada íntegramente a la asociación Afaga Alzheimer. En la iniciativa participaron tres guías que narraron las historias menos conocidas de estos rincones emblemáticos de la ciudad en gallego y en castellano. 
Entre los asistentes había personas procedentes de fuera de Vigo, que como Melisa se enteró de la posibilidad de visitar el pazo de forma gratuita por internet. “La verdad es que no conocía la historia y es muy interesante” comentaba mientras seguía al grupo para recorrer los jardines. Además, también acudieron miembros de la Once y de la asociación a la que iba destinada la recaudación de esta jornada turística.
Está previsto que las visitas guiadas se retomen en Semana Santa, con tres salidas los días festivos. En verano regresarán otra vez a las calles de la ciudad para enseñar el mejor patrimonio vigués desde el mes de julio y hasta el de septiembre con tres días a la semana. El lugar de encuentro será, como ya es habitual, la estatua del nadador, en A Laxe, y el sistema para reconocer al guía, el ya famoso paraguas amarillo que les acompaña en todas las iniciativas que llevan a cabo.  
La actividad de estos guías turísticos –todos ellos forman parte de la Asociación de Guías Turísticos de Galicia y están dados de alta como autónomos- comenzó hace unos cinco años. 
Desde entonces, el paraguas amarillo que les identifica se ve desde Semana Santa a septiembre junto a la estatua del nadador en Cánovas del Castillo. Desde aquí parten “en diferentes recorridos enseñando lugares de interés de Vigo. Siempre pensamos que una ciudad como esta debía tener este tipo de recepción al visitante. Aunque siempre existió la idea de que aquí no había mucho que ver, nosotros demostramos que hay toda una riqueza patrimonial e histórica que engancha al que la conoce”, explica Ana Martín, coordinadora del grupo de guías.