ANTE LA SEQUÍA

Crece la tormenta política por la crisis del agua en Vigo

Duro enfrentamiento entre Feijóo y Caballero: el presidente acusa al alcalde de "poner en peligro la salud de los ciudadanos" y critica las obras en calles en vez de en el agua. Caballero asegura que el agua es potable 100% y que se hacen analíticas cada cuatro horas. Afirma que el problema se debe a que la Xunta no hizo el trasvase prometido ni redujo el caudal ecológico: "Feijóo hace política contra Vigo con el agua" 
 

Los paraguas volvieron a las calles de Vigo con las primeras lluvias, que se intensificarán la próxima semana.
Los paraguas volvieron a las calles de Vigo con las primeras lluvias, que se intensificarán la próxima semana.
Crece la tormenta política por la crisis del agua en Vigo

 La Xunta, los concellos de Vigo, Pontecaldelas y Soutomaior, además de los grupos políticos a nivel local y autonómico han tomado postura en la cuestión del agua. La sequía y sus consecuencias generaron un nuevo culebrón entre administraciones. Con la previsión de lluvia encima, la calidad del agua para el consumo de los vigueses entra en escena. Ante la exigencia del presidente de la Xunta “informes a tiempo real” de los análisis de las traídas a las empresas concesionarias del agua en el área de Vigo, el alcalde le recrimina que ya reciben los datos tomados cada cuatro horas y que es el Gobierno autonómico el que determina si potabilidad o no  “y es quien la garantiza al 100%”. 


La reacción de Feijóo surge al  hacerse público un supuesto informe de Aqualia de 2010, donde alertaba de la necesidad de mejorar las instalaciones de la potabilizadora del Casal, que hace consumible el agua para los vigueses, y que por lo sostiene la oposición viguesa “esa inversión no llegó a hacerse”. Por ello, el presidente de la Xunta mantuvo que su intención es “dar información, sin alarmismos", a los ciudadanos, al tiempo que puntualiza si las muestras salen mal, se desaconsejará el consumo humano: “Daremos la información para tranquilizar o advertir", aseveró.


La respuesta de Abel Caballero no se hizo esperar y recordó a Feijóo, a través de un comunicado de prensa que “el agua de Vigo es potable y así lo indican los análisis que certifica la Xunta”. Asimismo el regidor añadió que “el nivel de potabilidad de la potabilizadora de Vigo es idéntico al de O Louro o al de la potabilizadora de Redondela, ¿son ellos también los causantes, es un problema de la sequía o es Feijóo haciendo política”.
Para Caballero, el origen del problema es la escasez del agua de la presa Eiras y el bajo nivel, que según el alcalde, origina turbidez en el agua, “no es la potabilizadora”. Apuntó asimismo que la situación se agrava con el suministro a media docena de municipios más, con lo que “el 25% del agua se va fuera de Vigo” e incluso planteó que “si le cortamos el abastecimiento a estos municipios, tendríamos el problema resuelto; no lo vamos a hacer, por responsabilidad, pero esto pone de manifiesto que una cuestión supramunicipal”, añadió. Caballero se mostró contundente al asegurar que “el responsable de resolver una cuestión a 35 kilómetros de Vigo es la Xunta”, pero, declaró “Feijóo pretende que sea Vigo quien pague el agua de todos los concellos y oculta su incapacidad, mezclándolo con la potabilizadora que cumple la función en condiciones normales para Vigo, Cangas, Moaña y Redondela”


Este asunto podría quedar en el olvido en unos días, ya que hoy se esperan lluvias. Por lo que el presidente se adelantó a decir que estas precipitaciones “podrían evitar la mala noticia”, pero aún así, insistió en que es necesario que lo ratifiquen las analíticas.