EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU APROBÓ POR PRIMERA VEZ EN UN AÑO UNA RESOLUCIÓN SOBRE EL RÉGIMEN

Rusia y China aceptan enviar observadores militares a Siria

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer por unanimidad su primera resolución sobre la crisis siria, que supone el envío en las próximas horas de una avanzadilla de 30 observadores militares no armados que verifique el pleno cumplimiento del plan de paz del enviado especial, Kofi Annan. 'Con este voto favorable de los quince, el Consejo de Seguridad de la ONU mostró que juzgará a Siria por sus acciones y no por sus palabras', afirmó al término de esa reunión, su presidenta de turno, la embajadora de EEUU, Susan Rice. Agregó que 'la oportunidad está ahí. La responsabilidad recae ahora sobre Siria', y señaló, como represe
'Con este voto favorable de los quince, el Consejo de Seguridad de la ONU mostró que juzgará a Siria por sus acciones y no por sus palabras', afirmó al término de esa reunión, su presidenta de turno, la embajadora de EEUU, Susan Rice. Agregó que 'la oportunidad está ahí. La responsabilidad recae ahora sobre Siria', y señaló, como representante de Washington, que su país da la bienvenida a la aprobación de esta primera resolución 'pero no nos hacemos ilusiones. Hay nuevas informaciones sobre bombardeos, detenciones y muertes', sobre los sucesos de ayer.

Tras intensas negociaciones, Moscú y Pekín dieron luz verde a esta resolución sobre Siria, que es la primera que el Consejo de Seguridad -que en abril preside Estados Unidos- consiguió consensuar en los trece meses que dura el conflicto en el país árabe y que es también su primer documento de mayor rango en relación a esa crisis. Rusia y China ejercieron ya su derecho de veto en dos ocasiones para evitar una resolución de condena contundente a Damasco.

En lo referente al despliegue de la misión, el texto aprobado indica únicamente que 'se le pide al Gobierno sirio y a las partes que aseguren que esta misión puede realizar sus funciones'. El plan de paz exige a todas las partes el inmediato fin de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos, así como el acceso de personal humanitario, facilitar la transición política hacia la democracia, diálogo político y el acceso de la prensa.