ESCAPARATE

Ringo y amigos...

Si hay alguien en el mundo que no conozca a Ringo Starr, que lo dudo, probablemente se quedaría asombrado de que ese señor bajito que se mueve de forma regular y toca la batería con soltura cumplirá esta semana 78 años.

Ringo Starr
Ringo Starr
Ringo y amigos...

Sí, 78 castañas que en su caso parecen fruto de algún tipo de pacto satánico o de una genética privilegiada o vaya usted a saber si la cerveza o ser vegetariano, que creo que no es el caso. Ringo estuvo el viernes por la noche en Galicia, creo que por vez primera, y entre el público no pocos conocidos. Como Crespo, el hasta ahora propietario de Barrio do Cura vigués, o el presidente de la Diputación, Manuel Baltar, que se define como Primer  Beatlemaníaco del reino, título que creo que debería ser par aManuel Orío, que no solo lo sabe todo sobre los Fab Four y sus canciones, sino que tiene fotos originales y además gozó de  la oportunidad única de verlos en directo en Madrid, siendo un chaval. 

Concierto raro, raro.

20180630170145700
Hablando del concierto, que era algo así como Ringo y Amigos, quizá la denominación debería la contraria: Amigos con Ringo. Fueron 100 minutos, poco más de hora y media, donde se interpretaron 20 canciones (las conté), de ellas la mitad por Ringo, el resto por sus Amigos. Claro que no eran cualquieras: el guitarrista de Toto, que cantó “Roxanna” y “Hold the line”; el cantante de Men at Work, con “Down Under” y “Who can it be now”; el teclista-voz de Santana, con “Oye como va” y “Black magic woma” y el de 10cc, con “I m not in love” y otros éxitos. ¿Y Ringo? Bien, gracias, limitándose a tocar la batería, pero poco porque para eso lleva otro que lo hace mejor, y cantando sus viejos temas en solitario, “Photograph” y “It don't come easy” y con los Beatles, con “Boys”, “With a little help” o “Yellow submarine”. Un poco de Beatles es mucho, pero Ringo parecía estar más de vacaciones que en la gira por España que le lleva de un lado a otro. Además, el Coliseum sonaba bastante mal. Y pese a todo... 

Oubiña y su falso libro.


Si hay alguien en el mundo que no conozca Laureano Oubiña sorprendió a todos con la presentación de su supuesto libro autobiográfico. Y decimos supuesto porque él mismo reconoció ¡que no lo había leído! Esa fue una de las grandes perlas de una intervención para la historia realizada al lado de Pazo Baión, que fue su casa en sus años dorados de contrabandista y traficante de hachís, donde en otro de sus grandes momentos aseguró que los juzgados eran su auténtico viagra y sobre sus (horribles) relaciones con (la gran) Carmen Avendaño. Y todo así. Claro que me quedo sobre todo con la exhibición de su dossier, un legajo donde aparecen los cientos o miles de reportajes y noticias que él mismo ha recopilado a lo largo de 25 años. Estamos todos ahí metidos. Eso sí que es ser mitómano.


Aspas, celtista siempre

20180630170210508
Volviendo a los nuestros, qué alegría nos dio Iago Aspas al convertirse en protagonista de la selección -esperamos que hoy sea titular, a ver si es cierto- y mostrar en un reportaje algunas cosas que desconocíamos. Entre todas ellas destaco una: sus espinilleras con el Himno del Celta. Eso sí que es hacer patria y llevar al equipo encima todos los días. Desde Rusia, con mucho amor.

María, superstar.
Por cierto que nuestra María Castro va a ser la protagonista absoluta de la serie de Antena 3 “Amar en tiempos revueltos”. Se lo merece


Cegasal.


Cambiando de rumbo, anotar que el presidente de la Asociación Empresarial Gallega de Centros Especiales de Empleo sin Ánimo de Lucro (Cegasal), José Antonio Vázquez, y el  titular del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices, ourensano de pro pero con residencia en Vigo, firmaron protocolo de colaboración con el objetivo de avanzar en la integración de las personas con discapacidad y de las personas en situación de riesgo de exclusión social. Con esta idea, la administración del Parlamento de Galicia se ha comprometido, dentro de sus posibilidades, a impulsar una reserva de contratos públicos para centros especiales de empleo, que ofrecen una oportunidad laboral a los trabajadores con discapacidad. 

Vigo mundial.
Estos días aunque no quieras te enteras con quién juega la selección española. Los partidos se pueden ver en los sitios más variopintos de la ciudad pero uno de los más novedosos es el Círculo de Empresarios, en García Barbón, donde Super Bock invita a las cervezas.  Como es de suponer se ponen los partidos tanto de España como de Portugal. Uno de los asiduos es el cónsul de Portugal, que no se pierde un encuentro. Ni el de ayer...