EUROPEOS DE ATLETISMO

Clausura con sabor agridulce

La jornada de clausura de los Europeos dejó un sabor agridulce en la delegación española,

Marta Pérez sólo pudo ser novena en la carrera de 1.500 metros.
Marta Pérez sólo pudo ser novena en la carrera de 1.500 metros.
Clausura con sabor agridulce

Especialmente a Javi Guerra, que volvió a ser cuarto en el maratón, como en Zúrich 2014; a Pablo Torrijos, que fue quinto en triple "con una mala marca" (16,74), según sus propias palabras, y a Marta Pérez, que fue novena en una "carrera desastrosa" de 1.500 que no entraba en sus peores pronósticos, según confesó.
La actuación más entonada correspondió a la toledana Irene Sánchez-Escribano, octava con marca personal (9:31.84) después de batirse a fondo en la recta para ganar plaza de finalista oficial, rango que corresponde sólo a las ocho primeras, y al relevo femenino 4x100, que a diferencia de los chicos se metió en la final.

Polémica en el 4x100
La formación del relevo masculino, que resultó eliminado con un tiempo de 39.12, estuvo envuelto en la polémica. El responsable, Ricardo Diéguez, dejó fuera "por razones técnicas" al madrileño Aitor Ekobo, que venía de proclamarse en Getafe campeón de España de 100 metros. El propio atleta se apresuró a decir en un tuit que no estaba lesionado.
Por otra parte, la británica Laura Muir consiguió su primer título europeo sénior al aire libre al ganar la final de 1.500 con un ataque a 900 metros del final que le dio la victoria en 4:02.32.
Y el sueco Armand Duplantis irrumpió con 18 años en el club de los 6 metros al proclamarse campeón de Europa de pértiga con una marca de 6,05 que le situó segundo en el ránking mundial de todos los tiempos al aire libre, sólo por detrás de los 6,14 de Sergey Bubka. n