TAEKWONDO

El Tao logró el segundo puesto en la final de Got Talent

"Estamos contentos porque no pensábamos llegar tan lejos, pero casi ganamos", destacan

Un momento de la actuación del Tao vigués en la final del programa.
Un momento de la actuación del Tao vigués en la final del programa.
El Tao logró el segundo puesto en la final de Got Talent

El gimnasio Tao consiguió el segundo puesto en la final del programa televisivo Got Talent, celebrada el pasado miércoles y a la que llegaron quince finalistas de diferentes modalidades. La victoria fue para el poeta César Brandon, que obtuvo un 18,97 por ciento de los votos, mientras que el club de taekwondo vigués se quedó a poco más de dos puntos porcentuales (16,63%) y en tercera posición se clasificó el mago Tomás Sanjuán, ya con un 10,93 por ciento.
"Estuvimos muy cerca de ganar y estamos contentísimos porque además cuando empezamos en agosto no pensábamos que íbamos a llegar tan lejos. Nuestra intención era promocionar el taekwondo, que llegara a los salones de las casas para que la gente pudiera ver una parte de nuestro deporte, y el objetivo está más que conseguido", afirmó desde el tren en el que volvió ayer a Vigo Miguel Meilán, coordinador de un equipo formado por Samuel Meilán, Manuel Rodríguez, Samuel Alves, Jorge Posada, Iago Davila, Hugo Davila, Sara Davila, Celia García, Alicia Pérez y Eva Morales.
Para la gran final del programa de Tele5, los componentes del gimnasio Tao prepararon una representación inspirada en el video-juego 'Streetfighter', "pero en el antiguo, que ya tiene unos años, y luego lo que hicimos en la coreografía fue una muestra de todas las modalidades que practicamos en el taekwondo: algo de combate, freestyle, exhibición pura y técnica. De esta manera, queríamos enseñar a la gente cada una de las modalidades de nuestro deporte", señaló Miguel Meilán.
El responsable del Tao destacó que la ejecución de la pieza fue casi perfecta. "Tuvimos solamente un pequeño desliz, un resbalón en la parte de combate que además fue algo absurdo porque no nos pasa nunca. Es como si vas caminando y das un traspié, mientras que lo más difícil, donde teníamos miedo de fallar, salió perfecto. Pero en general estamos muy contentos con la ejecución", explicó.
Y después de la actuación, quedaba esperar el juicio del jurado y las votaciones. Primero, el Tao se clasificó entre los cuatro primeros y después terminó segundo. "Ahí fue donde hubo más nervios, más que nada por la curiosidad, porque estamos contentísimos con el segundo puesto y hubiéramos quedado igual de contentos con el último, pero cuando nos llamaron a los cuatro finalistas pensamos que por qué no íbamos a ganar. Lo que pasa es que eso tampoco depende de nosotros", indicó Meilán, que resaltó el buen trato que recibieron por parte del jurado: "A la final llevamos la coreografía más complicada y la verdad es que nos valoraron muy bien".
El Tao cerró así su participación en un concurso que "nos ha servido para difundir nuestro deporte", concluyó Miguel Meilán. n