CELTA

Regreso con intensidad

El Celta volvió al trabajo sin sus siete internacionales y centrado en el choque con el Girona

Fran Beltrán y Emre Mor disputan un balón ante Júnior Alonso en el entrenamiento de ayer en A Madroa.
Fran Beltrán y Emre Mor disputan un balón ante Júnior Alonso en el entrenamiento de ayer en A Madroa.
Regreso con intensidad

La primera plantilla del Celta volvió ayer al trabajo en las instalaciones deportivas de A Madroa, tras el fin de semana de descanso concedido por Antonio Mohamed, y lo hizo con un entrenamiento pleno de intensidad, en el que los jugadores mostraron su deseo de agradar al entrenador para entrar en un once que se ha puesto muy caro.
En una sesión abierta al público, y que fue seguida por alrededor de un centenar de aficionados, el equipo celeste empezó a preparar el partido del próximo lunes contra el Girona en Motivili.
Mohamed no pudo contar con ninguno de los siete internacionales que han sido convocados por sus selecciones durante este parón liguero –Iago Aspas, Brais Méndez, Lobotka, Robert Mazan, Pione Sisto, Okay Yokuslu y Mathias Jensen–, pero sí con el resto de la plantilla, una vez recuperados ya la semana pasada los dos últimos lesionados, el propio Jensen y Juncá.
El preparador argentino programó un partido a dimensiones reducidas con tres equipos. Empezaron jugando Rubén Blanco, Cabral, Jozabed, Júnior Alonso, Hugo Mallo y Emre Mor, frente a un grupo integrado por Sergio Álvarez, Costas, Juncá, Fran Beltrán, Kevin Vázquez y Maxi Gómez.
Un tercer equipo lo formaron el guardameta Iván Villar, los defensas Néstor Araujo y Roncaglia, los centrocampistas Andrew Hjulsager y Nemanja Radoja y el atacante Sofiane Boufal.
Durante los encuentros, los futbolistas célticos se emplearon con notable intensidad, en duelos individuales y colectivos que recibieron algunos aplausos del público. El Celta tiene previsto volver a entrenar hoy a las diez de la mañana, a puerta cerrada en las instalaciones deportivas de A Madroa, ya con algunos de los internacionales. n