BALONMANO

El mejor derbi en la élite de toda la historia

El Mecalia Atlético Guardés se llevó un espectacular duelo gallego sufriendo hasta el final ante un Godoy Maceira   Porriño que nunca se dio por rendido

La jugadora del Guardés Inés Hernández trata de frenar el avance de la primera línea del Porriño Sarai Samartín durante el derbi de ayer en A Sangriña.
La jugadora del Guardés Inés Hernández trata de frenar el avance de la primera línea del Porriño Sarai Samartín durante el derbi de ayer en A Sangriña.
El mejor derbi en la élite de toda la historia

El mejor derbi gallego de siempre en la élite del balonmano. O, como poco, el más emocionante. Mecalia Atlético Guardés y Godoy Maceira Porriño dieron ayer un gran espectáculo en la pista de A Sangriña tras el que los puntos los sumó el conjunto local, pero ganar ganaron los dos. Porque un duelo con todo: el favorito sufriendo, el no favorito creyendo, ausencias clave en los dos equipos –finalmente, Anthía Espiñeira no jugó–, polémicas arbitrales –cinco exclusiones de las guardesas por una sola de las porriñesas–, ambiente en la grada, apariciones estelares de las porterías –enorme la internacional Estela Carrera y espectacular la juvenil Begoña Otero–... Todo.
El Guardés partía la presión del favorito, como bien denotaba el ofrecimiento previo a su afición del histórico título liguero de la pasada temporada. Pero desde el primer minuto descubrió que el Porriño no estaba por la labor de asumir un papel secundario, salvando el 6.0 local con los lanzamientos de fuera de Natalia Martínez (1-2 y 2-3, m.3). El 5.1 de las visitantes, con Bárbara Cerqueira en el avanzado, funcionaba, pero no lo suficiente como para mantener tal dinámica. Carla Gómez comenzó a funcionar en el pivote local y Carratú a parar en portería. Y las de Abel Estévez se frenaron. Parcial de 3-0 y tiempo muerto.
Con el Guardés jugando las inferioridades –que proliferaron– sin portera, el Porriño, en el que debutó Iasmin Dos Santos, se agarró al partido por primera vez. Lo haría un sinfín de veces, demostrando una envidiable capacidad competitiva. Sara Gil puso el 11-11 y, poco después, el 11-12 (m.22). Las visitantes podían correr y lo hacían. Pero una mixta sobre Cacheda devolvió la iniciativa a las locales, que lograron un parcial de 4-0, minimizado de nuevo por las porriñesas para irse al descanso sólo un gol por debajo (16-15).
De salida en la segunda parte, de nuevo amenazaron con escaparse las de José Ignacio Prades (21-18 y 23-20). Se recuperó el Porriño (23-23, m.52). Apareció en la portería local Estela Carrera y las guardesas marcaban a la contra (26-23, m.56). Pudieron recuperarse las porriñesas, pero no supieron aprovechar el gran rendimiento de Begoña Otero entre los palos.
El Guardés, por fin, parecía tener el partido en la mano. Pero el Porriño peleó hasta el final. Un tanto de Sara Gil a falta de 7 segundos puso el definitivo 27-26.
Para el Porriño se trata de la segunda derrota consecutiva por un solo gol, la pasada semana ante el Málaga y esta vez ante el Guardés. Las de Abel Estévez siguen sin haber puntuado, pero con la tranquilidad de haber demostrado en estos dos duelos ante equipos grandes que están al nivel esperado. Para el conjunto del Baixo Miño, el derbi acabó como deseaba, en una jornada marcada por el ofrecimiento del título y por el apoyo a la capitana Estela Doiro, lesionada de larga duración. Fue, en definitiva, un derbi con todo.

Mecalia Atlético Guardés: 
Marisol Carratú, Alesia Kurchankova (9), Inés Hernández (2), Naiara Egozkue (5), Luciana Mendoza (3), Ana Cerqueira (3)  –siete inicial–, Estela Carrera, África Sempere (3), Marta Méndez (1), Rebeca Castell (1), Jennifer Gutiérrez, Rosario Urban, Carla Gómez.
Godoy Maceira Porriño : 
Begoña Otero, Cecilia Cacheda (3), Sarai Samartín (2), Alba Dapena (3), Bárbara Cerqueira (1), Natalia Martínez (5), Sara Gil (10)  –siete inicial–, Nuria Martínez, Sandra López, Gemma Martínez (1), Danilza Liranzo, Iasmin Dos Santos, Ana Alonso (1).
Parciales: 
3-3, 7-6, 9-6, 11-10, 13-12, 16-15 (descanso); 18-16, 19-18, 21-19, 23-21, 
26-23, 27-26.
Árbitros: 
José Carlos Friera y Jesús Álvarez (Asturias). Excluyeron a las locales África Sempere, Luciana Mendoza (2) e Inés Hernández (2); y a la visitante Sarai Samartín. 
Incidencias: 
Lleno en el pabellón de A Sangriña.