EL DESCENSO INTERNACIONAL BATIÓ EL RÉCORD DE PARTICIPACIÓN Y FINALIZÓ CON LA VICTORIA DE MARCIO PINTO Y PEDRO GOMES

El descenso del miño batió su récord de participación

El río Miño estaba plagado de piraguas en la jornada de ayer en la cuadragésima edición del Descenso Internacional, que batió el récord de participación con cerca de setecientas embarcaciones entre los deportistas federados y la prueba popular, a la que acudieron unos 250 botes.
El descenso del miño batió su récord de participación
La pareja portuguesa formada por Marcio Pinto y Pedro Gomes vencieron en K-2 en un apretado esprint a Jaime Manuel Sobrado y Pablo Enjuto del Kayak Tudense.

El tercer lugar fue para José Figaredo y Pablo Noval mientras que otra pareja local, la formada por Roberto Rodríguez Lechuga y Rubén Millán, fue cuarta.

Menos emoción registró la prueba de K-1, porque el mundialista Iván Alonso Lage se llevó el Descenso Internacional con más de dos minutos de ventaja sobre Antonio Reguera, que batió a Brais Sánchez en un apretado esprint.

En la modalidad de canoa tampoco se registraron sorpresas porque los favoritos cumplieron los pronósticos. Manuel Garrido llegó a la meta situada en el Puente Internacional de Miño por delante de David Mosquera.

En la modalidad de C-2, la pareja local del Kayak Tudense formada por Óscar Graña y Ramón Ferro fueron los mejores.
La competición femenina contó con una extensa e importante participación, especialmente en la modalidad de K-1 en la que fue la mejor la vasca Amaia Osaba por delante de Ana Varela y de la local María Pérez Piñeiro, que no pudo reditar el título conseguido el pasado año. En la modalidad de K-2, la mejor fue la pareja formada por Leticia Piña y Valeria Romero, del Kayak Tudense.

La jornada concluyó a altas horas de la madrugada con una fiesta amenizada por el grupo OBK en un Descenso Internacional que busca ser el 'Sella de Galicia'.