CONDADO/LOURIÑA

Caos en los accesos al Centro de Salud por desorganización

El cambio de la fiesta de Carnaval en Ponteareas puso en riesgo a vecinos y asistentes

Una ambulancia del 061 intentando maniobrar
Una ambulancia del 061 intentando maniobrar
Caos en los accesos al Centro de Salud por desorganización

n n n El 13 de febrero, 'Martes de Carnaval' ha sido un cúmulo de despropósitos en Ponteareas por falta de planificación tras organizar, a última hora, el Festival de Entroido por la lluvia, y pasarlo al Pabellón Álvaro Pino, que se convirtio en una auténtica 'ratonera', sobre todo en caso de haber tenidio que solventar una emegencia. La capacidad del pabellón se quintuplicó y se desbordó. Había gente sentada por las escaleras, suelo, pista y accesos, y las puertas de emergencia "taponadas y atascadas"con puestos de churros y chocolate además de vehículos estacionados anárquicamente por todas partes, que provocaron un colapso y dificultaron seriamente el accesos de ambulancias del 061 al PAC (centro de salud a pocos metros del pabellón). La Policía local brilló por su ausencia y los 6 efectivos de Protección Civil estaban -todos-, en la pista central del pabellón.
       La única reacción política a este despropósito ha sido la del portavoz municipal de ACi,  Juan Carlos González Carrera, para denunciar la situación vivida por cientos de vecinos que participaron en el festival del Martes de Entroido. Caos del que responsabiliza a la concelleira de Cultura, Hortensia Bautista por cambiar la ubicación "sin antes hacer una valoración de la seguridad, principalmene por el número de personas que permitía el aforo, los medios de emergencia de los que podía disponer, las salidas del pabellón y de la zona en caso de urgencia. No hizo nada, solo cambió el lugar a su criterio y que el alcalde -y corresponsable como máxima autoridad en seguridad y protecciòn civil-,  permitió". 
     ACiP pondra en conocimiento de la Subdelegación de Gobierno los hechos  para que tome las medidas oportunas ante la "irresponsabilidad de un alcalde que por su incapacidad, pone en peligro a cientos de personas, y sobre todo a niños".