BAIXO MIÑO

Una atalaya de Cerveira es ahora bien de interés cultural

El baluarte del siglo XVII integra el sistema defensivo de la frontera portuguesa

La construcción fue de gran importancia durante la guerra de Restauración en la que Portugal dejó de estar bajo la corona española.
La construcción fue de gran importancia durante la guerra de Restauración en la que Portugal dejó de estar bajo la corona española.
Una atalaya de Cerveira es ahora bien de interés cultural

 La fortaleza de Altaia, en el municipio portugués de Vila Nova de Cerveira, cuenta ya con el reconocimiento del gobierno luso como  un Monumento de Interesse Público, una distinción que el Ayuntamiento había solicitado e iniciando el expediente hace cuarenta años. Localizada en lo alto de  Lourido, en mitad de la subida  y con unas grandes vistas sobre todo el valle, funcionó como complemento de la defensa de la villa y del fuerte de  Lovelhe. En conjunto con este fuerte y con el castillo  medieval de  Cerveira, esta  atalaya constituyó el sistema defensivo de la población y de la frontera del río Miño a lo largo del periodo de la guerra de Restauración entre 1640 y 1668 que pusieron fin a la etapa en la que Portugal perteneció a la corona española.  Aunque se atribuye la construcción al esfuerzo militar de  mediados del siglo XVII, su tipología apunta al estilo renacentista, de influencia italiana, que caracterizaron la primera mitad del siglo, siendo aún posible que la intervención  setecentista haya reformulado una estructura de origen  medieval. A estas plantillas corresponde el  torreón cilíndrico de poca altura,  rematado en cordón y parapeto preparado para piezas de artillería. Una construcción singular y de gran interés en un paraje de gran belleza.