El día después de la tormenta en A Infesta, en Monterrei