Huelga general

Un amigo de visita en Tarragona -alguno dirá parte de Tabarnia- ha vivido de cerca la huelga general convocada en protesta por el juicio del 'procés'. Entró en una céntrica farmacia y preguntó a la farmacéutica: ¿No hace huelga? "Si vienen loso CDR bajaré el cierre y cuando pasen lo volveré a subir". En una vinoteca preguntó al dependiente donde compró vino a granel del Penedés por qué no hacía huelga. "Si me pagara Puigdemont...". Febrero es tiempo de calçots. No tuvo problemas para comerlos en alguno de los múltiples restaurantes de la ciudad que los ofrecían. con su babero para no mancharse después de untarlos en una insuperable salsa romescu. Esa fue su crónica de la huelga general en esa capital, Sin guerra de cifras.