Opinión

Bledo

Al secretario general de Vox y portavoz del partido de ultraderecha en el Ayuntamiento de Madrid, la importa un bledo que los representantes de la mayoría de los madrileños le hayan reprobado por su discurso en el Día Internacional contra la Violencia de Género y su actitud hacia una víctima del machismo a la que ignoró. Si una de las virtudes de los políticos ha de ser mostrar empatía, el número dos de Vox ha cosechado un suspenso cum laude. Los representantes de Vox se están dedicando en todas las instituciones a boicotear las declaraciones institucionales que necesitan un apoyo unánime de todos los grupos políticos, con lo que no hacen sino demostrar que son un partido antisistema. Con un respaldo de 2,6 millones de votos en las elecciones generales es difícil pensar que todos esos votantes comparten sus postulados machistas, negacionistas y que parecen una caricatura de la mayor ignorancia.  Al menos Ciudadanos comienza a marcar distancia con Vox con los que gobiernan.