Batalla

Es una batalla incruenta, verbal solo, pero que tiene una enorme trascendencia para el resto de la vida.  Se libra entre quienes mantienen ideas contrapuestas sobre la crianza de los hijos. Por un lado están aquellos que consideran que a los bebés no hay que cogerles mucho, dejarles llorar, no malcriarlos teniéndoles todo el día encima, mientras que en el otro bando están los que consideran que esa etapa de la vida se pasa muy rápido y que a los bebés hay que achucharlos, acariciarlos, manosearlos, hablar con ellos y proporcionarles cuantos más estímulos mejor. Y así lo dicen los expertos que consideran que de esa forma se facilitan las conexiones neuronales. Vamos que los científicos vienen a corroborar lo que la praxis de los padres ya había demostrado,  que cuanto más juegas o hablas o como se dice ahora, interactúas con un bebé, más cosas sabe, más pronto habla y sobre todo más felices son. Una batalla que tiene que ganar quienes prefieren prodigarse en caricias. Y sí, esa etapa pasa muy rápido.