Silencio: se negocia

Silencio: se negocia

El PSOE ha llegado a un acuerdo con Podemos, PP y Ciudadanos para conformar la Mesa del Congreso. Y desde Podemos, Pablo Iglesias y los suyos insisten en que este acuerdo forma parte de un acuerdo más amplio que llevara a su formación a tener ministros en el próximo Gobierno. Pero ante la afirmación de Iglesias tanto Pedro Sánchez como sus ministros guardan silencio o echan balones fuera.
Si analizamos lo que dice Pablo Iglesias, en estos momentos se estarían llevando a cabo conversaciones más que discretas, secretísimas, entre PSOE y Podemos.
Puede que efectivamente Iglesias tenga razón y después del 26 de mayo nos anuncien a bombo y platillo que dirigentes de Podemos formaran parte del Gobierno o puede que Pedro Sánchez se resista y más allá de brindar algunos puestos en determinados organismos no comparta su Consejo de Ministros con Pablo Iglesias.
A estas alturas creo que vamos aprendiendo que Pedro Sánchez se mueve bien entre las sombras y que por tanto será difícil que antes del tiempo que se ha marcado sepamos si realmente al final va a ceder "poder" a Podemos o simplemente les va a dar un premio de consolación pero poco más, sabiendo que si no le votan la investidura quienes quedarán mal serán los podemitas que difícilmente podrán justificar que vuelven a poner piedras en el camino de Sánchez. En mi opinión Sánchez está jugando una apasionante partida de mus con Pablo Iglesias.
En cualquier caso en medios socialistas se continua insinuando que Pedro Sánchez prefiere gobernar con los suyos, que entre sus preferencias no esta el gobierno de coalición y que en nada se ha comprometido aún con Iglesias salvo en buscar vías de colaboración.
La verdad es que Iglesias necesita más a Sánchez que Sánchez a Iglesias, por más que los votos de Podemos sean sustanciales para la sesión de investidura. Pero es Podemos quién ha obtenido un mal resultado en las aurnas.
Dicho esto yo no me atrevería a especular sobre lo que puede pasar porque todo dependerá de los resultados que Podemos, pero también el PSOE, obtengan el próximo 26 de mayo. Puede que ese día empiece la verdadera partida, la negociación en la que de se decida si España va a ser gobernada por una coalición de izquierdas o si Pedro Sánchez preferirá gobernar con eso que se viene llamando "geometría variable", es decir, llegando a acuerdos con distintos grupos del arco parlamentario y no solo con Podemos. Por ahora lo único que sabemos es que no sabemos nada. Veremos.