Opinión

La pregunta correcta

Opinión

La pregunta correcta

La pregunta es ¿quiere Vigo no hacer nada y decaer o está dispuesta esta ciudad a aceptar ciertos sacrificios para avanzar? No hay más, una cosa o la otra. Pasa sobre todo con el puerto, que es la clave de todo. Vigo existe por su puerto -y viceversa- y sin él no sería nada, o una villa de escasa importancia-. Pero el puerto -y también la Autoridad Portuaria- tiene que adaptarse a las necesidades cambiantes. En el siglo XIX se construyeron los muelles de hierro y de hormigón que cambiaron todo e impulsaron a la pequeña ciudad para convertirse en la primera de Galicia. Gracias al puerto -y a Zona Franca- se instaló PSA en Vigo y gracias al puerto hay construcción naval y transformación de pescado, conservas o frigoríficos. Así de claro. 
La pregunta es pertinente: se puede dejar todo como está o ampliar las instalaciones como demanda el comercio internacional. 
Hace falta un tren a Bouzas y eso supondrá algún tipo de sacrificio por su trazado hacia Valadares. 
Hace falta que la base de contenedores de Rande será operativa, y hará falta otro esfuerzo para compatibilizarlo con la Rd Natura y el entorno de San Simón, aunque menor porque ya está todo hecho salvo un acceso mejor. 
Y finalmente, tendrán que ampliarse las terminales de Bouzas y de Areal para ofertar Vigo como ciudad de entrada para los enormes buques mercantes, de más de 300 metros, que necesitan puertos de aguas profundas. Ningún otro de Galicia puede hacerlo, ni siquiera Coruña con su terminal exterior, por su ubicación inverosímil en medio de nada y el Atlántico. El puerto puede no hacer nada. Y decaer, claro.

Comentarios