Opinión

Fuego amigo, fuego interno

Opinión

Fuego amigo, fuego interno

Un ejemplo de fuego amigo. Una de las mayores cuchilladas que ha recibido esta ciudad en los últimos años llegó de José Blanco y Fernando González Laxe -por el que tengo alta estima como creador de la Universidad de Vigo- cuando en comandita y tras haberlo negado decidieron dejar fuera al puerto vigués de la red europea nodal, la principal de la UE. Tiene consecuencias: para empezar, la terminal marítima de Vigo aparece en menor tamaño en los mapas comunitarios. Y esto no es lo peor, sino tan sólo la consecuencia más visible. La realidad es que el descenso ordenado por el dúo Blanco-Laxe a la segunda división portuaria impide que la APV pueda acceder por sí sola a la financiación europea y se vea en la obligación de unirse a otro puerto que sí sea nodal. Ya lo hizo con Nantes, en Francia, y lo trata de repetir con Cork, en Irlanda, en ambos casos para facilitar fondos comunitarios para sendas autopistas marítimas. Así están las cosas.
Un ejemplo de fuego interno. BNG y Marea han retomado su cruzada contra Porto Cabral, que consideran una plaga a combatir. El BNG incluso va más lejos y califica la inversión privada y sin ayudas públicas de 800 millones y la creación de 4.000 puestos de trabajo de “pelotazo”. Así, como si fueran acciones de una empresa ficticia o una promoción de chalés de lujo en un patatal reconvertido.  La empresa promotora de Porto Cabral, Intu-Eurofund, no es una advenediza, sino la más importante en Gran Bretaña en centros comerciales. En España ya tienen un parque en Zaragoza: 20 millones de visitas. La alternativa, emigrar a comprar a Portugal. Un éxito.

Comentarios