Responsabilidad civil patronal versus baremo daños personales

Responsabilidad civil patronal versus baremo daños personales

El  1  de  enero  de   2016  entró  en  vigor  el  nuevo  Baremo  de  daños  personales  en  accidentes  de  tráfico,  por  el  cual  se  incrementan  de  forma  sustancial   las  indemnizaciones   a  pagar  tanto en  caso  de  fallecimiento  de  una  persona  como   en  caso  de  sufrir  secuelas  de  las  que  deriven una  incapacidad  para  el  trabajo.
Pero  dicho  Baremo no  sólo  se  aplica  en  los  accidentes  de  circulación,  toda  vez  que  los   Jueces  y  Tribunales  también  lo  aplican,  por  analogía,  para  fijar  las  indemnizaciones  por  daños  personales  a  que  tienen  derecho  los  trabajadores  con  ocasión  de  un   accidente  laboral.
En  definitiva,  el  nuevo  baremo  tiene  un  gran  impacto  en  la  cuantía  de  las  indemnizaciones  a  abonar  por  las  empresas  por  daños  personales  sufridos  por  sus  trabajadores   en  un  accidente  laboral.
El  nuevo  Baremo  supone  un  incremento medio  de   las  indemnizaciones  entre  un  35%  y  un  50% ,  para   caso  de fallecimiento  o  secuelas  de  las  que  deriven  una incapacidad permanente,  y  pueden  ser  incluso  superiores  según  las  circunstancias  personales  del  trabajador  accidentado.   
Si  bien  las  empresas  suelen  tener  un  seguro  de  responsabilidad  civil  patronal,  para  cubrir  las  reclamaciones  que  les  formulen  sus  trabajadores  por  lesiones  sufridas  en  un  accidente  laboral,   la  realidad  es  que  en  las  pólizas,  además  de  establecerse  un  límite  de  cobertura  por  siniestro,  también  se  incluye  un  sublímite  por  víctima,  inferior  al  importe  de  la   cobertura  contratada  por  siniestro,   por  el  cual  las  compañías  de  seguros  limitan  el  importe  de  la  indemnización  que  se  obligan  a  abonar  por  cada  víctima.
La  mayoría  de  las  pólizas con responsabilidad civil patronal  tienen  un  límite  de  cobertura  por  víctima  muy  inferior  a  las  indemnizaciones  que  pueden  otorgarse  hoy  en  día,   tras  la  entrada  en  vigor  del  nuevo  Baremo.   Ello  conlleva  que,  en  caso  de  un  accidente  laboral  grave,  será  la  empresa  quien  tenga  que  soportar  directamente  una  parte  importante  de  la  indemnización,  a  pesar  de  contar  con  un  seguro. De  ahí  la  necesidad   de  prestar  atención   a  los  sublímites  por  victima  previstos  en  la  póliza  contratada.  
Por  ello,  nos  vemos  en  la  necesidad  de  concienciar  a  las  empresas  de  la  importancia  de  revisar  la  cobertura  contratada  en  su  seguro  de responsabilidad  civil  patronal,  ampliando  los  sublímites   por  víctimas  en  las  pólizas  de  responsabilidad  civil,    a  fin  de    garantizar  una  adecuada  cobertura  de  los  riesgos  asegurados,  pues  con  la  aplicación  del  nuevo  baremo,  en  caso  de  un  siniestro  grave,  las  empresas  pueden  verse  inmersas  en  un  grave  problema  económico,   que  incluso  puede  poner  en  peligro  la  continuidad  de  la misma.
Por ello, recomendamos consultar  con  su  mediador  para  que  revise  el  estado  de  las  pólizas  que  tiene  contratadas,   a  fin  de  asesorarle  de la  mejor  manera  para  cubrir  de  forma  adecuada  las  consecuencias  indemnizatorias  de   un  siniestro.   Bien  incrementando  el  valor principal y el sublímite  por  victima  o  bien  contratando  un  seguro  complementario  conocido como “segunda capa”. De  modo  que  si  la  reclamación  de  indemnización supera el sublimite  previsto  en  póliza,  entre  en  juego  esta  segunda  póliza que permita cubrir ampliamente esta contingencia.