Fernando Jáuregui
Opinión

No solo el reloj se atrasa. Ni solo una hora

Una de las consecuencias perversas de la pandemia es que te acostumbras a utilizar un lenguaje guerrero. Hablamos con toda naturalidad de estados de alarma, de toques de queda, de combates, batallas perdidas y guerras, ay, quizá por perder. La confrontación se ha instalado entre nosotros, y temo…