Imprimir

“Ser familia de acogida te aporta más de lo que entregas al niño”

adrián pérez. vigo | 17 de noviembre de 2019

Soledad Miranda, Maite Rodríguez y Carlos Muñiz, forman parte de este programa de acogida.
Soledad Miranda, Maite Rodríguez y Carlos Muñiz, forman parte de este programa de acogida.
Soledad, Maite y Carlos forman parte del programa “Acollemento Familiar” en Vigo, una experiencia que recomiendan a todo el mundo “para dar oportunidades a esos menores”

n n n La solidaridad de las familias viguesas no deja de aumentar y así lo reflejan los datos del programa “Acollemento Familiar” de la Consellería de Política Social para atender en sus hogares de forma temporal a menores no que no pueden residir con sus propias familias. Actualmente, hay 22 familias de Vigo, 32 en la comarca y 85 en toda la provincia, unos datos que aumentan cada año, como asegura María Durán, miembro de la delegación provincial de Cruz Roja –entidad que colabora en la gestión de este programa–. Desde la década de los 90, Cruz Roja se ocupa de la búsqueda, captación y formación de las familias que desean formar parte de este solidario proyecto que permite proteger a la infancia en su crecimiento y desarrollo personal. 
Soledad Miranda es una de las viguesas que forma parte de “Acollemento Familiar” desde hace cerca de tres años. Ahora mismo se encuentra a la espera de formalizar su segundo acogimiento tras la grata experiencia que supuso tener en su hogar a un bebé durante poco más de un año. “Sabes que es una cuestión temporal, pero desde el primer momento les coges mucho cariño a estos niños”, cuenta Soledad, quien pone en valor la acogida por lo que supuso en su familia: “Tengo hijos y para ellos también fue un aprendizaje muy importante ver cómo no todos los niños tienen la suerte de tener una familia como la que pueden tener ellos. Al principio incluso preguntaban si nos la podíamos quedar y en el momento de la despedida fue duro, pero al final es por algo bueno, volvía con su madre biológica”, añade. Actualmente, como familia monoparental, Soledad Miranda busca acoger en su casa a una niña más mayor de unos 8 o 9 años. 
En este programa se atiende a menores de todas las edades y las fórmulas de acogida son muy diversas, desde fines de semana hasta acogidas permanentes, aunque todas ellas no deben superar el periodo de los dos años, a pesar de que puedan tener lugar ligeras excepciones en base a la situación de los niños. En cuanto al número de menores también hay la posibilidad de acoger a hermanos, como es el caso de Maite Rodríguez y Carlos Muñiz, un matrimonio con dos hijas en edad adulta que en la actualidad tienen a dos pequeños mellizos correteando por casa. “Es nuestro noveno acogimiento y la verdad, nunca te conviertes en experto, cada niño es un mundo”, reconoce Carlos. 
En el caso de Soledad se interesó por ser familia acogedora al conocer un caso en la guardería de sus hijos, mientras que Maite y Rodríguez llegaron al programa tras querer recibir a niños saharauis durante la época estival. Los tres coinciden en que esta experiencia es gratificante ya que “ayudamos a criar a los hijos de otros”. “Le recomendamos a todo el mundo que sea familia de acogida. Nosotros les damos cariño a los niños, un hogar, pero ellos te aportan muchísimas cosas más en comparación”, asegura Maite. 

Las acogidas crecen un 28% en cinco años

En el último lustro, el número de familias que forman parte del programa “Acollemento Familiar” aumentó de forma paulatina cada año. En 2015, se contaban 66 familias y en este año se alcanzan las 85, lo que supone un incremento del 28 por ciento. Además, la previsión es que este número aumente, como señala María Durán desde Cruz Roja: “Hay mucha solidaridad y hablamos de un programa abierto en el que no hacen falta grandes rentas para poder formar parte, solo cumplir una serie de requisitos mínimos, como es cubrir las necesidades básicas y grandes dosis de comprensión y cariño”. Las personas que se ofrecen para el acogimiento pasan por un proceso de valoración y formación, además de estar dispuestos a facilitar la relación del menor con su familia de origen. “El perfil de las familias acogedoras es muy variado: monoparentales, tradicionales de ambos o un solo sexo, parejas de hecho. Lo que importa es el compromiso con la infancia”, indican desde Cruz Roja. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.atlantico.net/articulo/vigo/ser-familia-acogida-aporta-mas-entregas-nino/20191117230435739870.html


© 2019 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons