Imprimir

Bendito efecto gaseosa

Atlántico | 05 de julio de 2020

Nolito redebutó como titular en Balaídos en un partido en que fue de más a menos.
Nolito redebutó como titular en Balaídos en un partido en que fue de más a menos.
 Como es muy difícil -imposible- prever el futuro, muy pocos podían pensar que un primer bocado tan sabroso podía acabar con un regusto tan insulso. Y es que Nolito ayer respondió a la perfección a la definición de efecto gaseosa: nada más abrir la botella, el líquido sube, repleto de burbujas efervescentes, que se lo llevan todo por delante. Pasado un rato, el gas se va y con él el gusto y la textura.
Y gracias que fue así. Porque la primorosa media hora inicial del sanluqueño sirvió para demostrar que está más que preparado para ser titular en este Celta, además de para ser protagonista en el juego y diferencial en el resultado. 
Tanto, que de una picardía suya ejecutada a la perfección nació el único gol celeste ayer en Balaídos. Una falta lateral en la que el gaditano se percató de la mala colocación de Joel y de su barrera. Pero además de perspicacia, Nolito tuvo precisión y con ese 'putter' de golf que tiene como interior del pie derecho alojó la pelota en el fondo de la jaula. Hoyo en uno. Además, estuvo muy participativo y agresivo. Tanto con balón como sin él. Con seguridad para pedir la pelota en todo momento y con atrevimiento para buscar soluciones ofensivas.
Por desgracia para él -y para el Celta- su nivel decayó en la segunda parte. Menos mal que hubo buen sabor de boca en el primer trago.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.atlantico.net/articulo/deporte-local/bendito-efecto-gaseosa/20200705014905783424.html


© 2020 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons