Humanizar hasta lo más sagrado

Humanizar hasta lo más sagrado

Esta es la causa principal de la gravísima crisis por la que atraviesa Occidente, antes cristiano. Si ponemos a nivel humano lo sagrado, inevitablemente se produce una situación que conduce al relativismo, a la pérdida de la fe. Comparando la Iglesia Católica que había hasta la década de los sesenta del siglo pasado con la actual, se observa una desacralización general, la Iglesia ha perdido su signo de identidad que es lo sagrado y, esto, inevitablemente conduce a la pérdida de la fe en los ciudadanos que antes en su mayoría, eran católicos. 
Cuando asisto al santo sacrificio de la misa los domingos, puede ser que me engañe, me da la sensación de que la mayoría de los fieles asistentes no saben que es lo que se está celebrando, no hay doctrina y a una persona sin criterio por falta de conocimiento, es fácilmente manejable. 
España es un ejemplo clarísimo de esto, estamos en la cúspide de la montaña, debido a la pérdida los valores cristianos y también de los valores humanos sobre los cuales se asentaba esta sociedad, o damos marcha atrás o nos despeñamos.
La Iglesia Católica tiene que recuperar urgentemente la sacralización, sin ella  es imposible que la persona humana tenga fe, y sin fe, todo vale, ya no existe el pecado ni nada trascendente, disfruta, no te prives de nada, “comamos y bebamos que mañana moriremos”. Puro paganismo que es lo que impera en la situación actual.