Atlántico

CELTA

Vitoria sigue siendo terreno amigo inexpugnable

Los aficionados celestes disfrutaron de la ciudad pero volvieron a sufrir Mendizorroza
La peña "Burgalegos" fue una de las representadas a mediodía de ayer en la grada de Mendizorroza.
La peña "Burgalegos" fue una de las representadas a mediodía de ayer en la grada de Mendizorroza.
Vitoria sigue siendo terreno amigo inexpugnable
Ni la lluvia iba a arredrar a los más de 300 celtistas que aprovecharon el fin de semana para desplazarse a Vitoria con el fin de disfrutar de la capital vasca y, sobre todo, de animar al Celta en un nuevo intento de tomar Mendizorroza, inexpugnable para el equipo vigués en la máxima categoría y en la Copa del Rey. El primero de los objetivos, como es norma en tales lares, se cumplió con creces. El segundo, como también es norma, no. Hubo que volver a casa ayer en los autobuses con un recuerdo turístico feliz y otro deportivo triste.
La Federación de Peñas del Celta y otros colectivos como Burgalegos, Carcamáns Celestes o Lechuzas Celestes emprendieron el camino hacia Vitoria inasequibles al desaliento. En la tarde-noche del sábado ya se dejaron ver por las calles de Vitoria, especialmente por su zona antigua, y ya en el estadio, en su mayoría ocuparon diligentemente la esquina reservada para la afición visitante, ya bien conocida.
Durante el partido, como en la lejanía, hubo que sufrir. Y sobrellevar la incertidumbre del vídeo arbitraje, que ayer dio una tristeza primero y, después, una alegría. Los goles del Alavés amargaron deportivamente a los celtistas. Habrá que volver para lograrlo por fin.n