Atlántico

VIGO

Los vigueses jubilados serán en 10 años el 27% del censo

El estudio demográfico alerta sobre las consecuencias del envejecimiento de la población a corto y medio plazo

Personas en edad de jubilación, en una zona clásica de Coia.
Personas en edad de jubilación, en una zona clásica de Coia.
Los vigueses jubilados serán en 10 años el 27% del censo

Galicia envejece sin remedio y aunque lo hace de forma más acusada el interior también el fenómeno alcanza las ciudades y la costa, según el estudio demográfico que acaba de publicar el Instituto Galego de Estatística (IGE) y que señala un avance imparable de la edad media de los habitantes de la comunidad autónoma en los próximos diez años y siguientes, hasta 2033. Sobre todo un crecimiento de la franja situada a partir de los 65 años, la teórica barrera para el inicio de la jubilación. 
A día de hoy los gallegos por encima de dicha edad suponen el 24,9 por ciento del total, de ellos 22 hombres y 27,6 mujeres. En el territorio de Vigo y provincia de Pontevedra la media es algo inferior, quedando en 22,1 años, y 19,4 para los hombres y 24,8 para mujeres. En Ourense, en cambio, una de las zonas de España en mayor peligro demográfico, la situación es muy distinta: la media ya alcanza el 31,2, siendo las mujeres el 34,1, es decir ya en estos momentos suponen un tercio de la población total. 
A tenor de las expectativas demográficas y las proyecciones, dentro de 10 años, en 2029, la situación habrá empeorado notablemente y Galicia habrá llegado al 31,4 por ciento de mayores sobre el total de sus residentes. En el caso de Vigo y provincia, ya serán el 27 por ciento, cinco punto más que hoy, con una evolución que parece imparable, siendo para entonces las mujeres el 30 por ciento. Claro que en Ourense ya habrían llegado al 34,6 (37 por ciento mujeres). 
Siguiendo el estudio realizado por el IGE, en 2033  habría empeorado todavía más, aunque la buena noticia sería una cierta desaceleración del envejecimiento. Para dentro de 14 años, a tenor del instituto gallego estadístico, el 31,4 de los gallegos estarían por encima de los 65 años y en la provincia de Pontevedra y Vigo rozarían el 30 por ciento, que entre las mujeres serían el 32. Para entonces, siempre según la proyección del IGE, Ourense habría alcanzado una situación límite: el 36,4 de sus vecinos estarían en edad de jubilación, entre las mujeres casi el 40 por ciento del total (39), lo que llevaría a un desequilibrio absoluto de la pirámide de consecuencias imprevisibles.