Vigo

PSA Vigo planteará otro ERTE para cuando acabe el estado de alarma

Vigo

VIGO

PSA Vigo planteará otro ERTE para cuando acabe el estado de alarma

La factoría de Balaídos cesó la actividad a mediados de marzo y aplicó un ERTE para toda la plantilla, más de 7.400 trabajadores.
photo_cameraLa factoría de Balaídos cesó la actividad a mediados de marzo y aplicó un ERTE para toda la plantilla, más de 7.400 trabajadores.
La fábrica prevé una reapertura "a medio gas" y maneja el 20 de abril, a expensas de lo que decida el Gobierno
nnn El lunes 20 de abril es la fecha que maneja PSA para retomar la producción de la factoría de Vigo, consciente de que sus planes pueden venirse abajo si el Gobierno decide ampliar el estado de alarma en España o no permite trabajar a las compañías que no son consideradas servicios esenciales, como las fábricas de coches.
La incertidumbre existente sobre el avance de la crisis sanitaria ha llevado a la empresa a blindarcon otro ERTE para aplicar una vez finalice el actual tras el estado de alarma. La dirección ya lo ha comunicado al comité para empezar a negociarlo en los próximos días. "Debe ser rápido y tiene que estar preparado cuanto antes", indican fuentes de la empresa, que alega que el arranque de la producción "se tendrá que hacer de una manera progresiva", por lo que no podrán entrar a trabajar los más de 7.400 empleados que tiene en plantilla. Este ERTE no podrá ser por fuerza mayor a causa del coronavirus, sino que sería un expediente habitual para el que la compañía tendrá que alegar razones organizativas de la producción. 
Éste es precisamente el mensaje que está transmitiendo la patronal  Anfac al Gobierno acerca de la imposibilidad de la industria automovilística de retomar la actividad de golpe ya que se ve implicado un gran entramado de proveedores.
Mientras, en Vigo la planta trabaja en el acondicionamiento de las instalaciones para cuando se reabra. Ayer mismo había una reunión presencial con el comité de seguridad y salud laboral para el diseño de todo el entramado en cuanto a normas de seguridad y protocolos de higiene que se están reforzando por la pandemia para la puesta a punto de la fábrica, de la que depende gran parte del panel de proveedores de automoción de Galicia con más de 22.000 trabajadores. 
La industria de componentes se vio arrastrada por el cese de actividad de PSA así como de todos los fabricantes de coches en España. La producción de las empresas auxiliares de automoción descendió un 85% a causa del estado de alarma y se mantiene únicamente la que va destinada a mercados que todavía no han sido cerrados, así como China, que se está reactivando. "Debemos trabajar desde ya en la recuperación de nuestra industria, no hay tiempo que perder", indica María Helena Antolín, presidenta de la Asociación Española de Proveedores de Automoción, que prevé una caída de la facturación del 20% en el primer trimestre. "Nos preocupa sobre todo la caída del segundo trimestre", indica la patronal, que prevé entre seis y 12 meses para recuperar los niveles previos a la crisis. 
El parón económico derivado de la pandemia del coronavirus ha comprometido el que iba a ser un año récord para PSA Vigo, que preveía fabricar más de medio millón de coches en 2020. La planta tenía previsto incorporar un nuevo turno el pasado 19 de marzo, marcando un hito en la historia de la planta, con cuatro turnos en las dos líneas de producción.n