Vigo

Los presuntos falsos médicos del covid niegan el robo violento

Vigo

vigo

Los presuntos falsos médicos del covid niegan el robo violento

El suceso se produjo en pleno confinamiento por el estado de alarma.
photo_cameraEl suceso se produjo en pleno confinamiento por el estado de alarma.
Los cuatro detenidos por sedar y asaltar a un matrimonio de octogenarios, en libertad
nnn El Juzgado de Instrucción 2  de Vigo, en funciones de guardia, decretó ayer la puesta en libertad de los cuatro detenidos por el presunto asalto violento a una pareja de octogenarios a la que habrían sedado y robado haciéndose pasar por sanitarios del covid. Continúan como investigados por un robo violento en casa habitada y tendrán que comparecer en el juzgado semanalmente y permanecer sin pasaporte y en el país.
Los arrestados, dos hermanos de etnia gitana de 24 y 25 años, y otros dos de 51 y 69 residentes en Madrid, negaron los hechos. Los primeros aseguraron ante el juez que no se encontraban en Vigo el día de los hechos, el pasado 8 de abril, en pleno confinamiento, mientras que los segundos también se desvincularon del asalto si bien se negaron a declarar.  Además, aseguraron que solamente  se conocían pero sin relación de amistad entre los hermanos y el resto, todos ellos detenidos en Marín. Según su testimonio,  uno de los sospechosos, residente en la capital, se trasladó hasta dicho municipio para cuidar de su madre enferma cuando le sorprendió el confinamiento.
Los hechos que se les atribuyen tuvieron lugar el 8 de abril, sobre las ocho de la tarde en una vivienda de Travesía de Vigo. El día anterior, las víctimas, un matrimonio de 80 años, habían recibido una llamada telefónica, en la que un hombre le informaba de que llamaba desde el hospital y que de pasaría el médico por su domicilio para darle un tratamiento preventivo contra el coronavirus.
Según fuentes policiales, al día siguiente, a la hora prevista, sonó el timbre. El matrimonio abrió la puerta y un varón con mascarilla y guantes, que se presentó como médico, le dijo que venía a administrarle el medicamento. Dos hombres, con batas y mascarillas le dieron unas pastillas a la mujer, mientras que le decían al hombre que se sentara en el sofá. Minutos más tarde, ella perdió la consciencia y uno de los falsos médicos obligó al marido a sentarse y, atándole, le preguntó dónde guardaba el dinero, mientras el otro registraba la casa. Tras apoderarse de unos 1.000 euros, le suministraron a él varios tranquilizantes. POco después, se despertó aturdido y consiguió desatarse, atendiendo a su esposa aún inconsciente y pidiendo ayuda a los vecinos. Le faltaban otros 3.000 euros y documentación.
La Policía logró llegar hasta los dos presuntos autores del robo y descubrir que no actuaban solos, sino que contaban con el apoyo de otros dos individuos con un amplio historial delictivo por diferentes puntos de la geografía española.  Por ello, se elaboró un dispositivo para localizar y detener al grupo, llevándolo a cabo el martes en Marín. 
Las víctimas tuvieron que ser ingresadas en su día en el Hospital Álvaro Cunqueiro tras la  ingesta  forzada de varias dosis de benzodiacepinas.n 

Comentarios