Atlántico

VIGO

Povisa reimplanta con éxito el brazo amputado de un joven

Sufrió un accidente en las obras del AVE en Laza y se sometió a una operación compleja

Beatriz Postigo, Rafael Otero, öscar González, Luis Geremías y Enrique Moledo, ayer en Povisa.
Beatriz Postigo, Rafael Otero, öscar González, Luis Geremías y Enrique Moledo, ayer en Povisa.
Povisa reimplanta con éxito el brazo amputado de un joven

El Hospital Povisa realizó el reimplante de una mano a un paciente de Allariz, Óscar González, que sufrió un accidente cuando trabajaba en las obras del AVE el miércoles de Semana Santa y que hoy mismo será dado de alta. Eran las dos de la tarde cuando Óscar González estaba en Cerdedelo (Laza, en Ourense) lavando la amasadora de hormigón para irse a casa. Solo quedaban él y otro trabajador. En la última vuelta la amasadora le arrancó la mano con las aspas y el quedó colgando de un tendón y un nervio. Él mismo se hizo un  torniquete con un chaleco de obras y su compañero le  bajó inmediatamente al centro de salud de Laza. A los diez minutos llegaba el helicóptero que lo trasladaría a Povisa y a las cuatro de la tarde entraba en quirófano para someterse a una intervención que duró siete horas. 
Esos primeros minutos en el centro de salud y la rápida intervención del 061 fueron cruciales para el éxito e la operación posterior, según destacaban ayer los cirujanos que le atendieron. La brazo iba en una férula y vendado para evitar la hemorragia. El hospital recibió en el pasado el caso de un lucense al que un vecino le había cortado la mano con una hoz y el reimplante no pudo hacerse porque la mano se transportó metida directamente en el hielo cuando tenían que haberla puesto con vendas o en una bolsa.
Povisa realiza unos 50 macro y micro implantes al año, puesto que además es el centro de referencia para todo el sur de Galicia en Cirugía Compleja de la Mano.
 Sin embargo, los macroimplantes son poco frecuentes (uno cada dos años) y exigen operar antes de que pasen ocho horas (en el resto son 24 horas), según explicó el  coordinador del servicio de Cirugía Plástica, Enrique Moledo. Él mismo operó un caso similar hace  21 años cuando llevaba solo un mes en el Hospital Povisa y le salió bien.
En la intervención intervino Traumatología que debe realizar la síntesis y consolidación ósea (el paciente se rompió el radio y el cúbito y perdió tejido óseo). Después participaron los cirujanos plásticos, Enrique Moledo y Beatriz Postigo, que hicieron la reconstrucción de venas, arterias, nervios y tendones. La dificultad añadida en este caso era que no era un corte limpio y requería mayor limpieza.

Imagen tras la llegada al hospital.

Imagen tras la llegada al hospital.

Brazo amputado

La sección que sufrió.

Brazo injertado

La mano tras el reimplante.

Imagen posterior.

Imagen posterior.


El paciente agradeció el trabajo al equipo del hospital que le atendió y dijo que estaba muy contento porque pensaba que no iba a recuperar la mano. “Son unos fenómenos. El doctor Moledo me inspira confianza, le dije que hiciera lo que pudiera”.