Atlántico

MUJERES QUE MANDAN

Las mujeres son mayoría en puestos de decisión del Concello de Vigo

Los hombres son el 64% del personal municipal pero en la categoría A1 el 53% son mujeres y en la A2 el 64%
Desde la izquierda María Dapena, jefa de Recursos Humanos; Olga Gómez Corbal, viceinterventora; Loli Espiño, jefa de Régimen Interior y María Jesús Magdalena, jefa de Tributos.
Desde la izquierda María Dapena, jefa de Recursos Humanos; Olga Gómez Corbal, viceinterventora; Loli Espiño, jefa de Régimen Interior y María Jesús Magdalena, jefa de Tributos.
Las mujeres son mayoría en puestos de decisión del Concello de Vigo

En el Concello de Vigo mandan las mujeres. Y esta frase que puede parecer pretenciosa está avalada por datos. La administración municipal tiene una plantilla integrada por más de 1.500 personas de los que el 64% son hombres, sin embargo son las mujeres las que mayoritariamente ocupan los puestos de dirección de la administración local. Los grupos A1 y A2, que son los más altos de la pirámide, están copados por las mujeres, que son casi el 60%. 

Al grupo A de la administración acceden grados, licenciados, doctorados, ingenieros o arquitectos y tiene dos subgrupos, el A1, para las funciones directivas de gestión, inspección, ejecución y control, y el A2, con funciones administrativas de nivel superior.

Así, en concreto hay 74 mujeres en la categoría más alta de la administración local, la A1, frente a 66 hombres, así que ellas son el 53%; y en la categoría A2 hay 86 mujeres y 48 hombres, ellas son el 64%.
Mientras, el grueso del personal se encuadra en los grupos profesionales C1 y C2, que representan tanto a la rama administrativa como a los puestos de Policía Local y bomberos, y en este caso las mujeres son el 30% y los hombres el 70%.

Para muestra de cómo es la alta dirección en el Concello de Vigo, la experiencia de cinco pioneras que ocupan las más altas responsabilidades de sus respectivos departamentos: Recursos humanos, viceintervención, régimen interior y tributos, cuatro pilares fundamentales de la administración municipal.
Loli Espiño es jefa de Régimen Interior desde hace 14 años, pero antes ya había sido jefa de licencias y actividades en Urbanismo durante 20 años, así que lleva 34 años liderando departamentos y equipos. Opina que "la gran apuesta la hicieron los equipos de gobierno de entonces, que confiaron en mujeres, porque no teníamos experiencia de cómo iba a salir".

María Jesús Magdalena también es de las jefas históricas en el Concello de Vigo, llegó a dirigir el departamento de Tributos a principios de los 80 y coincide en que "aquella Corporación tuvo la valentía de nombrarme, porque era principios de los 80 y yo tenía 25 años. Fue un alcalde valiente". Ella eligió para su equipo a Ana, Dulce, Julia, Manolita y María Digna. "Estoy convencida de que haber creado ese equipo, respaldado por el buen trabajo, hizo que aguantáramos tan bien", explica, al tiempo que cree que "ellas me hicieron fuerte a mí".

María Dapena también fue la primera mujer en ser jefa de Recursos Humanos del Concello de Vigo y ya lleva 16 años. Recuerda que "no fue fácil, porque es una empresa con un gran número de trabajadores, una complejidad importante y una representación sindical compleja en un ámbito que entonces era muy masculino".

Olga Gómez Corbal lleva tres años como viceinterventora, uno de los puestos clave en la administración municipal, tras pasar por Caldas, Gondomar y Cangas, donde siempre había trabajado con equipos de mujeres. Ella vio desde el principio que el sector público podía ofrecerle más oportunidades.
Concepción Campos es la secretaria de Gobierno Local, también la primera mujer en este puesto (no sale en la foto de grupo porque estaba en un curso en el extranjero). Está tan concienciada con su labor que además preside la Asociación de Mujeres del sector Público. 

LOLI ESPIÑO, RÉGIMEN INTERIOR
“LOS GOBIERNOS DE ENTONCES CONFIARON EN MUJERES SIN SABER CÓMO IBA A SALIR”

AD 120

 Loli Espiño es una pionera. Fue jefa de licencias en Urbanismo 20 años, la primera, y ahora jefa de Régimen Interior, lleva 34 años en el Concello de Vigo. "Los inicios fueron difíciles. En los años 80 cuando éramos dos o tres aquí era difícil dirigir y que no te cuestionaran", recuerda. 
Considera que "las mujeres tenemos que estar haciendo evaluación continua y siempre sometidas a una reválida". Personalmente cree que para ella "no fue especialmente difícil, pero por mi carácter nunca consentí que me quitaran nada por ser mujer, pero tampoco que me den nada, yo soy una profesional", subraya.
Opina que " las más jóvenes tienen más armas y más formación, porque lo difícil es abrir la carretera, asfaltarla ya es otra cosa".
Para Loli Espiño "la gran apuesta la hicieron los equipos de Gobierno de entonces, que confiaron en mujeres. Porque no teníamos experiencia de cómo iba a salir".
En las renuncias admite que "a veces sí me he sentido cuestionada y hay cosas de tu feminidad que disimulas", además de que "trabajar sin hijos es una cosa y con hijos es otra. El peor día de mi vida fue cuando se me terminó la baja maternal de mi primer hijo y tuve que venir a trabajar. Era la contradicción entre mi formación y mis aspiraciones personales. Había hecho una carrera contra viento y marea y con becas, hasta limpié oficinas y di clases de latín para pagarla, pero chocaba con mi formación de internado de monjas, eso fue lo difícil", señala. 

MARÍA JESÚS MAGDALENA, TRIBUTOS
“LOS EQUIPOS DE MUJERES COMPROMETIDAS SON MÁS SÓLIDOS”

AD 125

 María Jesús (Chus) Magdalena llegó con apenas 25 años a ser jefa de Tributos. "Aquello era difícil, pero yo conté con algunas ventajas y las supe aprovechar". Explica que su primera ventaja fue llegar "con la primera corporación democrática, que era un gobierno de izquierdas. Aquella corporación tuvo la valentía de nombrarme a principios de los 80 con 25 años. Fue un alcalde valiente", recuerda.
La otra ventaja fue la elección del equipo. "Tenía un departamento de 30 o 40 personas en el que los puestos de responsabilidad los llevaban hombres, pero vi un grupo de mujeres con muchas capacidades y que el trabajo que se les encargaba estaba por debajo de esas capacidades. Así, conseguimos una estructura con Ana, Dulce, Julia, Manolita y María Digna al frente de los diferentes tributos. Estoy convencida de que haber creado ese equipo, respaldado por el buen trabajo, hizo que aguantáramos tan bien". Pero también llegaban "ciudadanos que me decían "yo quiero hablar con su jefe" y les decía pues va a tener usted que hablar con el alcalde". Para esta pionera, "la forma de hacer equipos implica compromiso y los equipos de mujeres comprometidas son más sólidos, pero al mismo tiempo ellas me hicieron fuerte a mí". 

CONCEPCIÓN CAMPOS, SECRETARIA DE GOBIERNO
“TODAVÍA SE ESCUCHA CON DEMASIADA FRECUENCIA “PRIMERA MUJER QUE...”

AD 122

 Concepción (Conchi) Campos Acuña es secretaria de Gobierno Local desde hace 10 años y es la primera mujer en ese puesto en Vigo y en un municipio de gran población en Galicia. Considera que en el sector público la discriminación es "mucho más sutil". Ella misma se ha sentido cuestionada por su sexo "sobre todo cuando era más joven, pues mujer y joven en un puesto de responsabilidad, transversal a toda una organización es una situación complicada, sobre todo cuando tu criterio profesional puede determinar la toma de decisiones, eso hace que se intente desactivar tu criterio desde argumentos no profesionales", señala. Considera que "la aportación de la mujer es fundamental para cambiar los modelos de gestión y avanzar en el proceso de modernización del sector público, por lo que es frecuente que se utilice nuestra condición femenina para intentar desacreditar nuestras iniciativas". En su opinión la situación evoluciona "muy positivamente" pero "todavía queda mucho por hacer" y señala ámbitos como el judicial en los órganos de gobierno. Considera "tan necesarias iniciativas como la Asociación de Mujeres en el Sector Público (que preside), y otras como Executivas, Sumamos, Women Digital o Women in a Legal World". Mujeres en el Sector Público "nace precisamente para alcanzar la igualdad real, pues la formal no parece ponerse en duda", explica, y "porque todavía se escucha con demasiada frecuencia el título “primera mujer que..”. 

MARÍA DAPENA, RECURSOS HUMANOS
“EL LIDERAZGO FEMENINO ES MÁS COLABORATIVO Y ESO HACE LA GESTIÓN MÁS EFICAZ”

AD 124

 María Dapena fue nombrada jefa de Recursos Humanos del Concello de Vigo, la primera mujer, con 29 años y lleva ya 16 en el puesto. "No fue fácil, porque es una empresa con un gran número de trabajadores, una complejidad importante, con una representación sindical compleja y fuerte y que no estaba acostumbrada a unas dinámicas femeninas de trabajo. Era un ámbito muy masculino", recuerda de los inicios esta referente. Decidió que "tenía que especializarme a un nivel muy alto, porque esta organización lo demandaba, así que invertí mucho tiempo, mucho esfuerzo y mucha vida personal en aprender cosas nuevas", señala.
En cuanto a las dificultades, asegura que "no han sido por parte de los gobiernos, sino de la organización porque es muy difícil ejercer el liderazgo que demanda la gestión pública en un ámbito muy masculinizado". María Dapena sí se ha sentido cuestionada por ser mujer y cree que "hay una forma de dirigir femenina. La masculina está más orientada al logro, la femenina es más colaborativa y eso hace que la gestión pública sea más eficaz", asegura. 

OLGA GÓMEZ CORBAL, VICEINTERVENTORA
“VI QUE SI ME ESFORZABA TENÍA MÁS OPORTUNIDADES EN EL SECTOR PÚBLICO FRENTE AL TECHO DE CRISTAL”

AD 123

 Olga Gómez lleva tres años en la viceintervención del primer ayuntamiento de Galicia después de un largo camino de esfuerzo que la llevó primero a Caldas de Reis, Gondomar y Cangas. "En Caldas tuve una experiencia muy buena pero cuando iba a tener a mi primera hija quise acercarme a Vigo, porque soy de aquí" y así llegó a Gondomar, donde empezó a preparar la categoría superior. Luego fue tesorera en Cangas. "En todos los ayuntamientos siempre trabajé con mujeres, secretarias e interventoras, e hicimos equipos muy buenos", explica. Mientras preparaba la categoría superior ya con dos hijos "sola no puedes y entre mis padres y mi marido y mis hijos lo hicimos. Esa temporada no tuvimos vacaciones y los fines de semana los dedicaba a estudiar". En Vigo es la primera vez que trabaja con un hombre interventor: "Es una persona que trabaja en equipo y que es fácil y productiva", señala, además de los medios con que cuenta ahora. "En Cangas hasta hacías la letra más pequeña para gastar solo un folio". Olga Gómez lo vio claro ya cuando acabó la carrera: "vi claro el techo de cristal y me decidí por el esfuerzo de hacer una oposición, porque veía que si me esforzaba en el sector público tenía más oportunidades".