Vigo

Gilberto Gil, un rey de la bossa nova

Vigo

verano

Gilberto Gil, un rey de la bossa nova

Gilberto Gil, arropado por su banda, hizo un recorrido por su trayectoria musical, con temas nuevos y otros éxitos de su carrera ante un público totalmente entregado en el Auditorio.
photo_cameraGilberto Gil, arropado por su banda, hizo un recorrido por su trayectoria musical, con temas nuevos y otros éxitos de su carrera ante un público totalmente entregado en el Auditorio.

El cantautor brasileiro abrió en Vigo su gira por Europa con su único concierto en Galicia, en el que presentó su nuevo disco “Ok ok ok”, un canto sentimental con un regreso a sus orígenes musicales

nnn Gilberto Gil celebró ayer con el público subir al escenario vigués y actuar en Galicia, la tierra de muchos de sus vecinos en Bahía: “Es un placer muy grande estar en Vigo una vez más”, dijo. 
Renovado, habló y explicó las canciones que venía a interpretar. Así, abrió el recital con el tema que da título a su nuevo disco “Ok ok ok”, en el que reflexiona sobre el conformismo. Pero sobre todo, su nuevo trabajo es un canto a la vida, por lo que no faltó “Quatro Pedacinhos”, el tema dedicado a Roberta Saretta, la cirujana que le operó el corazón tras su hospitalización por insuficiencia renal y cardíaca, así como “Kaile”, dedicada al Roberto, su otro médico. Pero Gilberto también tuvo palabras para João Gilberto, recientemente fallecido, del que dijo “fue una referencia para toda una generación”.
“Sereo”, “Ouço”, “Prece”, “Jacintinho” o “Sol de María”, de este último disco, también sonaron en el Auditorio Mar de Vigo, ante una platea completamente entregada con el intérprete brasileño, quien no se resistió a echar unos bailes junto a los músicos de su banda en la que le  acompañaban varios familiares, entre ellos un hijo. El representante del Tropicalismo, mostró su vuelta a la bossa nova, al sonido más puro y más sentimental del Brasil.
“Uma coisa bonitinha”, “Lugar comum” o “Pai e Mãe”, de otros trabajos discográficos, fueron las composiciones más coreadas por el público, que disfrutó cada una de las intervenciones de Gilberto. En la selección de su repertorio quiso hacer un guiño a su compañero de exilo, colega de profesión y amigo de vida, Caetano Veloso. Así, cantó temas conjuntos como “Nossa Gente” o Marginália II”.
Y no podía despedirse sin interpretar tres clásicos de sus conciertos, “Afogamento”, que canta con Roberta Sá;  “Extra” y “Maracatu Atômico”.  Y así finalizó el concierto de Gilberto Gil en Vigo. 
La siguiente cita con el intérprete brasileño será la semana que viene en Munich.n 

Más en Vigo
Comentarios