Vigo

En martes y 13, Vigo no se casa

Vigo

vigo

En martes y 13, Vigo no se casa

La sala de bodas del juzgado celebra estas últimas semanas  de agosto sólo los viernes.
photo_cameraLa sala de bodas del juzgado celebra estas últimas semanas de agosto sólo los viernes.
Pese a ser agosto mes de temporada alta para bodas, ayer, ninguna pareja viguesa quiso enfrentarse a la superstición. El Registro Civil confirmó la ausencia de enlaces religiosos o civiles, “en un día así ya ni señalamos”
Con las agendas al completo para contraer matrimonio en el mes de agosto, ayer, curiosamente, ninguna pareja decidió dar el sí quiero en Vigo. La superstición del 13 y martes “ni te cases, ni te embarques” se cumplió a rajatabla al menos en lo que a enlaces se refiere. Al margen de malos augurios, las opciones para contraer matrimonio en un día como el de ayer eran más limitadas .  El juzgado ha dejado sólo los viernes  para oficiar bodas   en las últimas  dos  semanas de agosto,  debido al periodo vacacional, y en cuanto a las religiosas, éstas se suelen celebrar entre el sábado y el domingo. Pero existen otras alternativas como la de hacerlo ante notario, que permite   celebrarla al día siguiente de la solicitud, o también vía civil en el Concello.
Aún así, ninguna pareja dio el sí quiero ayer, tal y como confirmaron desde el Registro Civil, donde tienen constancia de todos y cada uno de los matrimonios  que se celebran en Vigo. “En un martes y 13, ni siquiera señalamos”, bromeaban desde este servicio, al percatarse de que la fecha no invita a desafiar  al  refranero popular “por si acaso”.
Las siguientes bodas previstas en los juzgados tendrán lugar los tres próximos viernes hasta finalizar agosto. Después, se volverá a retomar un ritmo que en julio comenzó siendo frenético, con el inicio oficial de la temporada alta de bodas. 
En las primeras semanas del primer mes del verano, se llegaron a oficiar hasta diez en un día, una cifra que ya es habitual desde hace varios años. En 2018, por ejemplo, el Letrado de la Administración de Justicia y la magistrada llegaron a celebrar once en un día y hasta quince el año anterior en la temporada más frenética.
El pequeño paréntesis a mediados de agosto eliminó los martes para casarse, una opción que junto con los viernes estuvo presente en todo el mes de julio y seguirá en septiembre, además de algunos miércoles para poder dar salida a todas las peticiones.
La demanda de parejas que deciden oficializar su relación no cesa, a pesar de que el número de matrimonios anuales en Vigo sigue estando por debajo de la media de hace quince o veinte años, sin llegar al millar.
Frente a la falta de solicitudes para casarse en martes y 13 destaca la ausencia de temor a embarcar.  Ayer, los barcos a Cíes ponían el contrapunto con lleno absoluto de pasajeros, que le dieron la espalda a  la supuesta mala suerte de iniciar un trayecto.n

Comentarios