Atlántico

VIGO

El "minigym" se hace grande

El gimnasio a escala reducida ideado en Vigo (Handy Gym) logró captar en 10 días más de 130.000 dólares de financiación y  ventas en 27 países. Equipos de fútbol y deportistas de Roland Garros han mostrado interés

El regatista vigués Nicolás Rodríguez probando el 'Handy Gym' (en la mano) en su entrenamiento para Tokio 2020.
El regatista vigués Nicolás Rodríguez probando el 'Handy Gym' (en la mano) en su entrenamiento para Tokio 2020.
El "minigym" se hace grande

El Celta, el Atlético de Madrid, el Español o el Zaragoza, de la Liga Española de Fútbol, la Lazio italiana o Roland Garros en el mundo del tenis han mostrado interés por 'Handy Gym', ideado en Vigo, un revolucionario proyecto que se presenta como el gimnasio más pequeño del mundo: mide 15 centímetros y tiene un peso de apenas 800 gramos. 
En solo 10 días ha logrado captar más de 130.000 dólares a través de una campaña de 'crowdfunding' para lograr financiación y ya ha sido vendido a una treintena de países como Taiwán, Filipinas, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá y buena parte de Europa.  "En las primeras 24 horas conseguimos superar la barrera de los 60.000 dólares y esperamos lograr el objetivo que nos marcamos de llegar al medio millón para poder fabricarlo en serie", indica Roberto Pérez, responsable de comunicación de la empresa Micaton Ergonomics que desarrolla el proyecto junto con la Universidad de Vigo.
Deportistas como la futbolista internacional Verónica Boquete, el golfista Santiago Tarrío o el regatista vigués Nicolás Rodríguez -que estará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020- son algunos de los privilegiados que han podido probar uno de los dos prototipos que hay por el momento, a los que se sumarán otros dos para poder mostrarlos a escala nacional e internacional. "En los próximos meses viajaremos a las principales ciudades de España y después lo enviaremos a EE UU donde tenemos muchas peticiones por parte de entrenadores personales, preparadores físicos, deportistas, fisioterapeutas y profesionales en recuperación funcional", entre otros, indica Pérez. 
Handy Gym está basado en la tecnología inercial, pesa menos de un kilo y permite realizar entrenamientos con resistencias equivalentes a hasta 100 kilos. En la práctica, supone poder transportarlo en una mochila y entrenar en cualquier lugar. 
Los primeros compradores (a través de la campaña en la plataforma Kickstarter) podrán disponer de él a principios de 2020, una vez se logre el dinero suficiente para poder iniciar la producción en serie que se hará en una empresa en Ourense.A los canales tradicionales de venta llegará en 2021 y sus promotores esperan que sea 'un superventas' en el ámbito deportivo y de la salud. Es precisamente en este último campo en el que surgió la idea del invento ya que el CEO de la empresa padece parkinson y necesitaba ejercitarse a diario para no perder calidad de vida. Ahí entró en juego el profesor Enrique Paz, doctor en Ingeniería de la Universidad de Vigo para explorar la tecnología que se aplicaba en las poleas inerciales, ya desarrollada en la década de los 90 para resolver la pérdida de masa muscular y ósea de los astronautas de la NASA.n