Atlántico

VIGO

Donde Vigo aún crece: Navia, Bouzas, Comesaña y Alcabre

El polígono alcanza su tope a la espera de su ampliación en 1.600 viviendas y Bouzas recupera su vitalidad con el mejor dato demográfico en al menos treinta años

Imagen de Navia.
Imagen de Navia.
Donde Vigo aún crece: Navia, Bouzas, Comesaña y Alcabre

nnn Vigo suma cuatro ejercicios consecutivos en negativo, con una pérdida de población que oscila entre los 4.500 habitantes (según el INE, que es la cifra oficial, la que cuenta para la estadística) y 1.700, según los números municipales, que incluyen un millar de extranjeros que el INE cree que no están justificados. Aunque la ciudad declina demográficamente, al menos desde 2012, no todas sus partes mantienen dicha tendencia. 
Según el estudio realizado por el ayuntamiento a través de la exploración del padrón municipal hay la menos dos barrios, Navia y Bouzas, y dos parroquias, Comesaña y Alcabre, donde todavía hay cifras positivas. También Saiáns y Sárdoma suben, aunque menos.
El caso más llamativo y famoso es el de Navia, donde a 1 de enero de 2016 el polígono alcanzó los 8.768 residentes, alcanzando diez años consecutivos en positivo, y cuando ya no hay apenas pisos vacíos. Sobre 2015 es un incremento moderado, apenas 130 habitantes más (tenía 8.631), el más reducido en la serie histórica, lo que confirma lo ya sabido: urge su ampliación. La buena noticia es que Xunta y Concello han alcanzado un principio de acuerdo al respeto y la Consellería de Infraestruturas e Vivenda anunció que presentará en breve un nuevo plan parcial de desarrollo para construir 1.600 viviendas en cuatro fases que permitirán ampliar en unos 3.000 vecinos más el barrio y alcanzar la cifra prevista cuando se planificó, hace veinte años, en torno a 12.000 habitantes.
El caso de Bouzas también resulta llamativo por cuanto la histórica villa parece que ha recuperado su dinamismo. Al menos eso dicen los datos, con una población de casi 6.000 personas censadas (5.963), lo que supone un incremento sostenido y el mejor dato en al menos 25 años, quizá 30. En el año 2000, Bouzas apenas alcanzaba los 5.000 vecinos, por lo que ha ganado casi un 20 por ciento de habitantes gracias a la urbanización de la antigua Refrey y otras pequeñas operaciones urbanísticas, a la espera de la mejora definitiva de su casco histórico, que le daría otro impulso. A finales de los noventa, la antigua villa se encontraba en mínimos y ahora unos 1.800 de sus residentes tienen menos de 30 años, lo que garantiza la continuidad. n