Vigo

El dolor doble de los más vulnerables

Vigo

VIGO

El dolor doble de los más vulnerables

Dos personas que residen en la vivienda tutelada de Aspanaex en Vigo dibujan carteles de concienciación contra el coronavirus.
photo_cameraDos personas que residen en la vivienda tutelada de Aspanaex en Vigo dibujan carteles de concienciación contra el coronavirus.
Asociaciones que cuidan de personas dependientes mantienen la actividad con nuevas estrategias y programas adaptados a la situación generada por el coronavirus. Algunas se sienten olvidadas por las administraciones
La crisis desatada por la pandemia mundial de coronavirus se está cebando especialmente con los más vulnerables. Y en ese sector se encuentran, sin duda, las personas dependientes por distintas discapacidades o enfermedades, que han visto alteradas sus rutinas, en muchos casos sin llegar a entender por qué, y llevan a sus cuidadores, familiares o profesionales, a momentos de profundo estrés. La Asociación en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual de Pontevedra (Aspanaex), la Fundación Menela -de ayuda a personas con autismo– y la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras demencias de Galicia (Afaga) son tres de esos colectivos que han tenido de exprimir su imaginación esos días para atender a sus usuarios en circunstancias adversas y para las que no existían protocolos previos.
Beatriz Macías, directora gerente de Aspanaex, explica que "atendemos a 110 familias, 21 niños y el resto adultos. Seguimos teniendo contacto telefónico con las familias y, de momento, están todos bien pero muchos de sus hijos ya empiezan a presentar problemas de ansiedad. Están preocupados porque no entienden las rutinas y les cuesta mucho estar en casa". 
Para tratar esa ansiedad que produce la reclusión, "han salido esas autorizaciones de paseos terapéuticos. Algunos las han solicitado y les hemos hecho un certificado a aquellos que consideramos que verdaderamente les viene bien", indica Beatriz.
Aspanaex cuenta también con una vivienda tutelada en Vigo, en la que residen habitualmente cinco personas, aunque estos días solamente quedan los tres que son huérfanos de padre y madre. "Nuestra preocupación es que no se contagien. Hay cinco profesionales a turnos, porque son 24 horas las que hay que estar allí, y estamos tremendamente orgullosos de ellos en la asociación porque están realizando la compra, cuidándolos, animándolos, organizando su día. Les explican por qué no se puede salir a la calle y evitan que estén todo el día pegados a la tele viendo esas noticias nos angustian a todos", afirma la gerente, que recuerda que "antes de esto nosotros ya teníamos un protocolo de lavado de manos constante, de echarles el gel... Entonces les explicamos que ha venido una gripe muy mala, que nos ponía muy malitos a todos y que teníamos que tener cuidado. Son personas en las que los abrazos, los besos o meterse la mano en la boca es algo constante, y teníamos que decirles que habíaque mantener una distancia".
Pilar Pardo, directora del centro de día y residencial Castro Navás, de la Fundación Menela, vive también unos días especialmente complicados. "Hemos suspendido la actividad del centro de día y estamos solamente con el residencial, con los chicos que viven aquí. Tenemos 67 en total y ahora quedan 44, que están 24 horas", expone Pilar, que recuerda que "muchos no entienden que tenemos que estar aquí, que no podemos ir a casa el fin de semana, que no podemos ir en la furgoneta a dar el paseo de siempre, ni podemos irnos a una cafetería. Y esto es terrible para las personas con autismo porque les quitas la seguridad que tienen ellos en esas rutinas diarias. Y la limitación de circulación, que al resto de las personas ya nos afecta, a ellos les afecta mucho más". 
La directora del Castro Navás se queja de que "en el centro no hemos contado con medidas ni con recursos de protección. Ni lo más básico, que eran mascarillas y guantes; no teníamos nada. Esta semana hemos empezado a pedir y nos dicen que nos van a mandar pero hasta ahora hemos estado sin nada".
Además, advierte de que "en los profesionales también hace mella. Son personas que entran y salen todos los días, tienen su familia y y este miedo que tenemos todos va haciendo mella. Estamos teniendo muchas bajas que no son por coronavirus y es muy difícil encontrar personal para sustituciones".
Por todo ello, Pilar Pardo siente que "estas personas son la población más vulnerable y parece que no cuentan. Entendemos que está todo muy saturado, pero nos ha costado mucho conseguir que viniesen a hacerles pruebas a aquellos chicos que han estado estos días con fiebres, con toses, con mocos... Han dado todos negativo, pero nos ha costado mucho porque no tenemos los recursos para un buen aislamiento". 
Para Juan Carlos Rodríguez, presidente de Afaga, la situación no es muy diferente. "Nosotros atendemos tanto a personas con Alzheimer como a familiares y a personas en programa de prevención, unas 400 personas en prevención y 350 con diagnóstico de algún tipo de demencia", apunta Rodríguez, que destaca que "hemos puesto en marcha algunos programas, uno de ellos de atención telefónica. Estamos llamando a todos los usuarios a sus casas para poder darles apoyo emocional y de cualquier cosa que necesiten, como hacer la compra o llevarles medicamentos. Además de esto, hemos implementado un programa telemático de apoyo a los cuidadores con una psicóloga y tenemos un programa para que las familias puedan hacer consultas".
El presidente de Afaga revela que las preocupaciones de estas personas son muy variadas, "desde familias que están desesperadas, porque no saben cómo afrontar esto de forma continua, a otras que quieren informarse sobre cómo pueden hacer para salir de una manera puntual. Sobre todo, lo que estamos observando es que hay una gran necesidad de atención, de desahogo". 
Como en el caso de las personas con autismo, en estos pacientes "se han roto las rutinas y eso les genera muchos problemas". En cuanto a carencias, Juan Carlos Rodríguez afirma que "para los servicios de ayuda a domicilio, necesitamos mascarillas y guantes, principalmente, pero desde el primer día que se decretó el estado de alarma, estamos activos y dando atención a las personas que lo necesiten". 

Más en Vigo
Comentarios