Atlántico

VIGO

El Cunqueiro dejó a la mujer con la fallecida: no tenía plazas libres

Descartó el único traslado posible para no compartir una habitación con un hombre
Los hechos ocurrieron en la planta segunda, vela A,  del  Cunqueiro.
Los hechos ocurrieron en la planta segunda, vela A, del Cunqueiro.
El Cunqueiro dejó a la mujer con la fallecida: no tenía plazas libres

La viguesa que tuvo compartir habitación en el Hospital Cunqueiro con una fallecida durante varias horas no fue reubicada porque la única opción existente en ese momento era trasladarla junto a un paciente varón. Así lo confirmó ayer el Sergas tras haber revisado la actuación del personal el pasado 11 de octubre.
Ese día, una paciente que acababa de ser sometida a una delicada operación, fue trasladada desde reanimación a la habitación donde se encontraba su compañera, que había fallecido y cuyo cadáver no fue retirado hasta más de dos horas después.

El protocolo de actuación existente en estos casos obliga a mantener en espera a la persona en reanimación hasta que no sea trasladada la paciente fallecida de la habitación. Sin embargo, fuentes del Servicio Galego de Saúde aseguraron una vez analizados los hechos, que la mujer estaba aún viva  cuando su compañera salió del postoperatorio. Una vez llegó a la habitación, la decisión del personal encargado fue la de optar por dejarla con la compañera  fallecida ya que  única la cama libre se encontraba en la misma sala que ocupaba un varón y  no se consideró apropiado. Asimismo, se indicó que esta circunstancia se le explicó a la afectada.

Sin embargo, la propia paciente, que puso una reclamación, aseguró a este diario que en ningún momento “se dirigieron a mí para nada. Yo estaba en la camilla y era mi hermana la que estaba intentando por todos los medios que me dieran otra habitación. Pidió incluso un biombo para quedarme en el pasillo, pero el médico le dijo que no podía ser. Lo único que le dijeron es que no había habitaciones libres, no dieron ninguna opción”. Señaló además que en los tres días que estuvo hasta que salió del hospital “nadie vino a interesarse por lo que había pasado ni a disculparse. Ni una palabra”.  Su intención, insiste, en que sólo era la revisión de los procedimientos para “que esto no le vuelva a ocurrir a nadie”.  En este sentido, el Sergas insistió en que se dieron instrucciones precisas a todo el personal sobre el protocolo de actuación existente  y se revisaron los circuitos.  Se da la circunstancia de que el incidente ocurrió en la misma planta en la que se encuentra  la morgue, ubicado en otro bloque, el técnico.