Atlántico

VERANO

Los chiringuitos, el exitoso negocio durante las vacaciones

Los precios más asequibles y las vistas a la Ría de Vigo son algunos de los motivos por los que los puestos temporales llenan sus mesas
.El kiosco de playa instalado en la playa de la Samil durante todo el verano.
.El kiosco de playa instalado en la playa de la Samil durante todo el verano.
Los chiringuitos, el exitoso negocio durante las vacaciones
Las playas de Vigo se llenan de personas que deciden pasar el día bajo el sol durante las vacaciones. Para su comodidad, varias zonas cuentan con un servicio temporal pero muy demandado. Se trata de los 11 chiringuitos de verano que se encuentran en los diferentes arenales de Vigo. 
Se trata del negocio protagonista de la estación estival, un sinónimo de vacaciones. Antes o después de darse un baño, los usuarios llenan las mesas que se instalan en las explanadas próximas a los arenales desde finales de mayo hasta septiembre."Estar tomando algo en un chiringuito ya te da la sensación de tranquilidad, se relaciona con tiempo de ocio", comenta Oti.   
Los veraneantes aseguran que, para la mayoría, es importante que haya alguna terraza o sitio en donde "tomar algo" cerca de la playa. "Con lo que cuesta encontrar un sitio para aparcar, se agradecen estos servicios", asegura Anabel.
Además, los usuarios de las playas especifican que prefieren este tipo de puestos a lujosas cafeterías o cadenas hosteleras que se localizan en los arenales. "Siempre comemos en chiringuitos y no en los restaurantes porque están usurpando la playa y no estamos de acuerdo con lo que se ha hecho. Además, los precios en este tipo de locales son más asequibles y las ganancias revierte en una familia", explicaba Alfonso y su familia, clientes del chiringuito de la playa de La Fuente. 
Los usuarios reconocen que lo que más le gustas de este pasajero servicio son las privilegiadas vistas a la Ría de Vigo. "Tomar un café y leer el periódico aquí tranquilamente con estas vistas es fantástico", asegura José.
Cafés, cervezas y, sobre todo, helados son algunos de los productos que más se consumen en los puestos a pie de playa, según comenta Ana, camarera del chiringuito de Alcabre. "Tenemos pizzas, bocadillos y empanadillas porque mucha gente pasa todo el día en la playa y sube a comer algo", añadía Ana.
Obdulia lleva atendiendo el chiringuito de La Fuente desde hace tres años. Hasta él llegan numerosas familias y jóvenes a encargar comida para el mediodía. "Aquí damos un poquito de todo. Ellos me dicen a qué hora la quieren y yo se lo tengo listo", asegura Obdulia. 
Sin embargo, los dueños de los chiringuitos lamentan que el mal tiempo de este verano impidió que los negocios se abrieran todos los  días.