Vigo

Carlos Herrera, peregrino del Camino de la Costa

Vigo

Vigo

Carlos Herrera, peregrino del Camino de la Costa

Carlos Herrera en Mide, en San Miguel, tras dejar atrás Nigrán por la PO-325, ayer.
photo_cameraCarlos Herrera en Mide, en San Miguel, tras dejar atrás Nigrán por la PO-325, ayer.
Dijo estar "encantado" de la ruta al atravesar Baiona, Nigrán y Vigo
El popular locutor de radio y presentador de COPE Carlos Herrera se encuentra realizando  el Camino Portugués de la Costa, desde A Guarda hasta Baiona y de ahí a Vigo. A su paso por Mide, en la parroquia viguesa de Saiáns, dijo sentirse "muy bien y encantado" con la experiencia que está llevando a cabo acompañado de dos amigos. En Nigrán optó por el recorrido costero que discurre por la P0-325 en vez del de interior por la parroquia de San Pedro, Priegue y el Parque Forestal de Saiáns.
Herrera llegó en la tarde del domingo a Baiona, donde aprovechó para hacer noche y conocer su gastronomía, que a juzgar por las publicaciones realizadas en la red social Instagram no le dejaron indiferente. La ruta elegida es una alternativa promovida por el Concello de Nigrán, mucho mas atractiva que la oficial, al discurrir en primera línea de playa prácticamente hasta el municipio de Vigo. Aprovechó para comer en Santa María de Oia, en el restaurante ‘Porto dos Barcos’ y cenó en ‘Casa Rita ’ ubicada en la villa marinera. Con los primeros rayos del día, sobre las seis de la mañana, tanto él como sus dos compañeros aprovecharon para iniciar una nueva etapa rumbo a Vigo.
Las primeras fotografías colgadas por el locutor radiofónico en su perfil de Instagram y Twitter marcaron su punto de salida desde A Guarda hace ya tres días, y desde ahí comenzó con su recorrido haciendo paradas en lugares como Santa María de Oia, el Parador de Baiona, en donde presumiblemente hizo noche; Patos, Playa de As Canas en Prado, y ya en Vigo las playas de Canido, o las Barcas. Además los diferentes platos que Herrera degustó dejan claro que siente predilección tanto por el marisco como el pescado  y como no, por el mar. Palabras como inconmensurable, paraíso o increíble le sirvieron para calificar los paisajes que fue dejando atrás a su paso junto a sus dos compañeros de viaje que por cierto se quedaron en ocasiones rezagados  por el ritmo del periodista.

Más en Vigo
Comentarios