Atlántico

VIGO

Del agosto más caluroso al más frío en tan solo un año

Cambio total en el mismo mes: de las temperaturas más agobiantes del siglo a nubosidad y chubascos. El sector hostelero advierte de que el tiempo es clave
Así estaba ayer la playa de Samil, con "media entrada", inusual para un sábado festivo de mitad de agosto.
Así estaba ayer la playa de Samil, con "media entrada", inusual para un sábado festivo de mitad de agosto.
Del agosto más caluroso al más frío en tan solo un año
nnn Faltan 13 días para que finalice pero con las previsiones meteorológicas actuales ya se puede dar por seguro que agosto 2019 va a marcar época como el más frío desde que hay registros, lo que contrasta bruscamente con lo ocurrido el pasado año, en que se marcó el más caluroso. En solo un año de un extremo al otro por motivos que la ciencia vincula con el movimiento del anticiclón de las Azores, entre otros. 
Lo cierto es que el agosto 2019 está siendo tan decepcionante como lo fueron junio y julio, para gran preocupación del sector hostelero. Su presidente local, Jaime Pereira, explicaba que aunque la ocupación estaba acercándose a las cifras de 2018, si el tiempo no mejora, aunque no hay anulaciones, sí habría salidas anticipadas. Y la perspectiva no es positiva, ni mucho menos. Para hoy domingo, el frente frío que se acercó a Galicia dejará una mañana de cielos con intervalos nubosos con chubascos, que serán más probables cuando más al sureste.
La media de temperatura de agosto 2019 es hasta el momento de 19,5 grados, la más baja de cuantas hay certificada por Meteogalicia, y es probable que continúe descendiendo a medida que avance el mes, alejándose de los más de 20 grados que promedia -la diferencia entre máximas y mínimas- un agosto tipo a lo largo de los años, según las cifras que registra la agencia gallega. No hay ningún otro agosto donde la media sea tan baja. 
En cuanto a las máximas, lo mismo: apenas se han superado los 26,2 grados, y ha sido esta misma semana, unos valores que están más cerca de la primavera que de lo más crudo del “ferragosto”, que se hace notar en el interior de Galicia y en gran parte de España pero ha estado ausente de las Rías Baixas. Tan extraño está siendo el verano que la temperatura más elevada del año se marcó el 30 de mayo, en plena primavera, con 33,7 grados. En julio sólo en una ocasión se acercó a los 33 grados, sin superarlo. Y en agosto, lo mismo e incluso peor, con nieblas matinales y cielos cubiertos.
Todo ello contrasta no sólo con las medidas de otros ejercicios, sino sobre todo con lo que había ocurrido en 2018, en que el termómetro alcanzó los 37,6 grados, 11 más que en el mes actual. Y la media se disparó hasta los 22,7 grados, tres más que en 2019. 
Claro que a cambio, agosto de 2018 fue el que registró los valores más elevados del siglo, superando en tres grados la temperatura media habitual de este mes, en el período de referencia de 1981 a 2010, según la Asociación Española de Meteorología.
Para dar medida de lo ocurrido, anotar que en cifras generales, durante el mes de agosto de 2018, tanto las temperaturas máximas como las mínimas se situaron por encima del valor normal del mes: 2,1 grados las máximas y 1,3 las mínimas, así que la oscilación térmica diurna habría sido de 0,8 grados mayor que la normal de agosto.
Según los datos recabados por la AEMET (la agencia estatal de meteorología), en 2018 en Vigo-Peinador se alcanzó una de las media mensuales más altas de España, con 22,9 grados. n