Atlántico

TENDENCIAS

Los agujeros en los rascacielos que le dan energía positiva a Hong Kong

Inmensos agujeros, conocidos como las "puertas de dragón", perforan los rascacielos de Hong kong diseñados de acuerdo con el feng shui para permitir que las míticas bestias voladoras puedan desplazarse cada día desde su refugio en la cima de las colinas hasta el mar.

"The Repulse Bay", que presenta una "Dragon Gate", una característica arquitectónica del feng shui
"The Repulse Bay", que presenta una "Dragon Gate", una característica arquitectónica del feng shui
Los agujeros en los rascacielos que le dan energía positiva a Hong Kong

Además de los modernos y monumentales edificios de vidrio y acero, la ecléctica silueta de Hong Kong está compuesta por innumerables bloques de apartamentos que contienen algunos de los espacios vitales más pequeños del mundo.

Mientras que muchos de estos rascacielos aprovechan las líneas de propiedad restringidas y estrechas subiendo lo más alto posible, otros tienen curiosas y llamativas características de diseño: están perforados con grandes agujeros abiertos y la razón de ello está enraizada en el sistema filosófico chino del feng shui.

Por esos boquetes por los que pasan los dragones fluyen también el aire y la energía positiva del "qi".

"Estos agujeros, llamados puertas de dragón, sirven para dar paso a estas poderosas criaturas auspiciosas que bajan de las montañas, amantes del agua, que respiran energía y que deben ser veneradas. Si se bloquea su paso, la mala suerte caerá sobre cualquier edificio que se interponga en su camino", explica a Efe RD. Ching, maestro de Feng Shui, profesor, arquitecto y diseñador de interiores.

Conocido a menudo como "geomancia", la práctica de esta filosofía y sus cinco elementos - madera, fuego, tierra, metal y agua - son empleados cuidadosamente para permitir el libre flujo de energía positiva (qi) alrededor de un espacio.

Todo ello forma parte de la antigua tradición china de colocar objetos y edificios en armonía con la naturaleza para traer la buena fortuna.

"Debido a esto, a los profesionales de este arte geomático taoísta nos consultan para todo, desde la compra de nuevas viviendas y planos de oficinas, hasta los enormes proyectos arquitectónicos y de ingeniería", dice el maestro.

Ching considera que esta disciplina "es una sencilla herramienta para ayudar a la gente a encontrar el equilibrio conocido como el concepto chino del Yin y el Yang.

Existen muchos factores para determinar la energía Qi o Chi de una situación. Es el camino para la humanidad para tratar de entender nuestro lugar en el Universo", asegura.

Muestra de ello y diseñado por la prestigiosa firma británica de arquitectura Norman + Partners, el histórico edificio del banco HSBC fue construido después de una extensa consulta con maestros.

En lugar de una planta baja, el edificio posee un atrio alto hueco que invita al viento y al qi (energía) positivo en su interior.

Las escaleras mecánicas del atrio están colocadas en ángulo con respecto a la entrada, lo que impide que los espíritus malignos descarriados fluyan hacia la parte de arriba.

Además, un par de grandes leones de bronce protegen la entrada, simbolizando riqueza y prosperidad.

Considerando que la entidad bancaria no lo ha hecho precisamente mal en su negocio, a algunos locales les gusta acariciar las patas y narices de los leones con la esperanza de que algo de su buena fortuna se les contagie.

Una vez concluida la construcción de la cercana Torre del Banco de China, dos estructuras similares a cañones fueron añadidas al techo del banco con el objetivo de desviar cualquier energía maligna del banco rival.

Refractaria, la Torre del Banco de China ha sido diseñada por el célebre arquitecto I.M. Pei y su forma de prisma triangular, imitando la elegancia de un brote de bambú, la convierte en uno de los mejores ejemplos de expresionismo estructural de la ciudad.

Sin embargo, la estructura angular del prisma va en contra de las prácticas del feng shui, ya que los bordes en forma de cuchillo "cortan" el buen qi y emiten energía negativa a los edificios circundantes.

Durante su construcción, una serie de incidentes desafortunados añadieron combustible a las supersticiones locales sobre el feng shui negativo del edificio, como el colapso financiero del propietario original del cercano Centro Lippo o la muerte del Gobernador de Hong Kong.

Después de que el público criticara el mal karma del inmueble, se añadieron algunas características para remediar la situación. Una pequeña cascada y vegetación fueron colocadas al lado de la construcción junto con rocas gigantes importadas de China, representando así armonía, prosperidad y estabilidad.

Inaugurado en 1980, el Centro Hopewell de 64 pisos era el más alto de la ciudad hasta que fue superado por el Banco de China una década más tarde.

Después de consultar con un maestro, se agregó una piscina circular al techo porque se pensaba que la forma delgada y cilíndrica del bloque se asemejaba demasiado a una vela o a un cigarrillo encendido, que tiene connotaciones con el fuego y la muerte en la cultura china.

Igual que estos, centenares de rascacielos de Hong Kong se han construido con grandes boquetes y siguiendo las reglas del feng shui para que los dragones y la buena energía del "qi" puedan circular libremente y volar hasta el mar.