Mundo

Trump fustiga a China en la ONU en un discurso electoral

Mundo

Mundo

Trump fustiga a China en la ONU en un discurso electoral

Trump, en la pantalla durante su discurso en la Asamblea General de la ONU.
photo_cameraTrump, en la pantalla durante su discurso en la Asamblea General de la ONU.
Acusó al gigante asiático y a la OMS de la expansión del covid-19 y reclamó "que rindan cuentas"
n n n El presidente de EEUU, Donald Trump, pronunció ayer un discurso ante la ONU diseñado a medida de los votantes de los que depende su reelección en noviembre, y fustigó a China por ser el punto de origen de una pandemia que podría costarle un segundo mandato. En su discurso virtual ante la Asamblea General de la ONU, Trump se perfiló como un "pacificador" global y escogió cada mensaje con el objetivo claro de convencer a sus votantes más conservadores, a los evangélicos, a los latinos de Florida y a los que están preocupados por la globalización o incluso por el medioambiente.
Esa defensa del nacionalismo que ha caracterizado sus casi cuatro años de mandato estuvo acompañada de una dura condena al Gobierno chino por su gestión de la pandemia de la covid-19, en un intento de adjudicarles la responsabilidad por el impacto del virus en su propio país, el más afectado del mundo con más de 200.000 muertos. "Hemos lanzado una batalla feroz contra el enemigo invisible, el virus de China", subrayó Trump, que insiste en usar esa expresión a pesar de las acusaciones de racismo que ha recibido.
Trump describió el combate contra la pandemia como "una gran lucha global", similar a la que llevó a la creación de la ONU hace 75 años, y centró las culpas en Pekín y en la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la que dijo: "Está prácticamente controlada por China". "Las Naciones Unidas deben hacer que China rinda cuentas por sus actos" relacionados con la pandemia, sentenció Trump en su mensaje, grabado este lunes en la Casa Blanca.
Trump no solo usó al gigante asiático como contraste para ensalzar su propia gestión de la pandemia, sino también para argumentar que su política medioambiental no es tan mala, pese a haber iniciado la retirada de EEUU del Acuerdo de París. "Quienes atacan el excepcional historial medioambiental de Estados Unidos mientras ignoran la polución rampante de China no están interesados en el medioambiente", afirmó. n