Mundo

Miles de ciudadanos se concentraron al grito de "Je suis prof" tras la decapitación de un maestro

Mundo

Mundo

Miles de ciudadanos se concentraron al grito de "Je suis prof" tras la decapitación de un maestro

Una mujer sostiene un ejemplar de Charlie Hebdó durante las concentraciones.
photo_cameraUna mujer sostiene un ejemplar de Charlie Hebdó durante las concentraciones.
Miles de ciudadanos se concentraron al grito de "Je suis prof" tras la decapitación de un maestro

n n n Miles de franceses se concentraron ayer por todo el país bajo el grito "Je suis prof" (Yo soy profesor) para rechazar el terrorismo islámico tras la decapitación de un profesor de secundaria que había mostrado caricaturas de Mahoma en una clase de libertad de expresión. Casi seis años después del "Je suis Charlie" con el que todo el país condenó el terrorismo islámico y defendió la libertad de expresión, Francia repitió ayer el grito de solidaridad con las víctimas y de reivindicación de la democracia.
Las concentraciones fueron convocadas por organizaciones antirracistas y pacifistas -y apoyadas  por Charlie Hebdo- para rendir homenaje a Samuel Paty, el profesor de Geografía e Historia de 47 años que fue decapitado el viernes por un refugiado checheno de 18 años. Un fuerte aplauso abrió a las 15,00 horas el acto en la Plaza de la República de París, el lugar donde se rechazó el atentado de 2015 contra el semanario satírico, pero también de muchas manifestaciones de protestas de todo tipo.
"Je suis prof" escrito en cartones era el eslogan casi unánime de muchos asistentes, entre los que abundaban maestros y profesores para reivindicar la importancia de su profesión y defender la figura de la víctima y la necesidad del trabajo docente en la formación de los jóvenes en los valores democráticos. "Vengo a rendir homenaje a un compañero", afirmó simplemente a la prensa uno de los profesores asistentes entre los miles de personas congregadas en París. "Seguiré enseñando mi programa. No tengo miedo", declaró otra docente.
Bastantes personas enarbolaban alguna de las caricaturas de Mahoma que publicó Charlie Hebdo. "Es un acto muy firme. hay que demostrar que no tenemos miedo", recalcó una mujer que llevaba una de ellas. Equipados con la mascarilla que era condición imprescindible para que el acto fuera autorizado, los miles de asistentes al acto de París guardaron un minuto de silencio en señal de duelo por la víctima y cantaron La Marsellesa.
Líderes políticos de todas las tendencias, entre los que destacaba el primer ministro, Jean Castex, participaron a título privado en la concentración de París "No nos dais miedo. No tenemos miedo. No nos dividiréis. ¡Somos Francia", proclamó en Twitter el primer ministro, quien no había hablado durante la concentración.
El presidente francés, Emmanuel Macron, encabezó a última hora de la tarde una reunión del Consejo de Defensa en la que estaba previsto someter a estudio nuevas medidas contra el terrorismo islámico. De momento, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció que ha instruido a los prefectos (jefes de policía) para que expulsen a 231 extranjeros que residen ilegalmente en el país y están fichados por su radicalización islamista. De ellos, 180 están actualmente encarcelados.

investigación
Mientras tanto, continúa la investigación del asesinato cometido el viernes en Conflans-Sainte-Honorine, en la periferia de París. El número de detenidos aumentó ayer  a once, tras el arresto de un amigo del autor, un refugiado ruso de origen checheno, de solo 18 años y que murió por disparos de la policía poco después del asesinato.
El portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, denunció en una entrevista televisiva "el linchamiento público" que sufrió Paty antes de su asesinato y pidió "una respuesta absolutamente ejemplar" contra sus autores. Se investiga el papel que tuvo Abdelhakim Sefraoui, un conocido propagandista islamista, que acudió con el padre de una alumna a la directora del instituto donde trabajaba el profesor asesinado para exigir el despido del docente. n