Mundo

Al menos 162 muertos en una explotación minera birmana

Mundo

Mundo

Al menos 162 muertos en una explotación minera birmana

Amigos y familiares junto a las víctimas tras el deslizamiento de tierra en la mina de jade en Hpakant.
photo_cameraAmigos y familiares junto a las víctimas tras el deslizamiento de tierra en la mina de jade en Hpakant.
Los fallecidos trabajaban en unas condiciones pésimas cuando una avalancha les sorprendió
n n n Al menos 162 personas murieron ayer en un accidente en la mina de jade más grande del mundo en el norte de Birmania, en Hpakant,  lo que ha puesto de relieve las penosas condiciones de trabajo de los mineros en una industria que mueve ingentes cantidades de dinero y con una corrupción rampante.
La tragedia tuvo lugar en torno a las 08.00 hora local cuando, en medio de una lluvia torrencial, una avalancha sepultó a un grupo de mineros, informó el Departamento de Bomberos birmano en su página de Facebook.
"El número de fallecidos asciende a 140 hasta el momento, con 40 heridos. Las operaciones de rescate han cesado por hoy, pero serán retomadas mañana. Esperamos encontrar a mucha gente bajo aquella enorme masa de tierra", dijo el administrador del distrito, Shwe Thein, al ser contactado telefónicamente antes de que se descubrieran otros 22 cuerpos.
Las víctimas estaban extrayendo el codiciado jade de las laderas excavadas en el vasto complejo minero de Hpakant, una remota localidad situada en el estado Kachin.
A lo largo del día y bajo una lluvia incesante, los servicios de bomberos, con la ayuda de otros mineros, han estado rescatando los cuerpos sepultados por la avalancha entre el barro de la mina.
Phoe Htoo, jefe de un grupo de voluntarios trabajando sobre el terreno dijo que "hay un pedazo de tierra cerca del lugar del suceso que podría colapsar en cualquier momento, por lo que cuanto más trabajan equipos de rescate, más aumentan los riesgos".
"Además, algunos cadáveres están flotando en el agua por lo que no podemos recoger esos cuerpos, ya que las condiciones del terreno y del agua son demasiado peligrosas", añadió el jefe del grupo de voluntarios. n