Atlántico

ESPAÑA REFLEXIONA ANTE LAS URNAS DEL 10-N

Más de 2,2 millones de gallegos están llamados a las urnas, unos 3.000 menos que en abril

 Un total de 2.237.423 gallegos están llamados a las urnas el 10 de noviembre para elegir a los 23 diputados y 16 senadores que representarán a las cuatro provincias en las Cortes Generales, lo que supone 3.193 menos que en las elecciones generales del mes de abril.
Urnas preparadas para las elecciones generales del 10 de noviembre
Urnas preparadas para las elecciones generales del 10 de noviembre
Más de 2,2 millones de gallegos están llamados a las urnas, unos 3.000 menos que en abril

A este total de electores hay que sumar los 461.225 (3.316 más que los 457.909 de abril) del censo de residentes ausentes (CERA), que también han sido llamados a votar. De ellos, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se ha aceptado el voto de menos de 28.000.

En cuanto a los más de 2,2 millones de electores restantes, 928.251 se corresponden con la provincia de A Coruña; 772.766, con la de Pontevedra; 277.229, con Lugo; y 259.177, con la de Ourense.

Del total de electores, 11.371 son jóvenes que votan por primera vez al haber cumplido 18 años desde los últimos comicios de abril. Por provincias el reparto es el siguiente: A Coruña (4.674), Pontevedra (4.524), Lugo (1.114) y Ourense (1.059).

Sobre el voto por correspondencia, a fecha del viernes, el INE hacía constar que más de 59.000 electores residentes en las cuatro provincias gallegas cursaron la solicitud para votar por correo. Correos ha ratificado, con la misma fecha del viernes, que ya custodiaba el voto de 44.301 gallegos.

MESAS ELECTORALES Y PAPELETAS 

Por su parte, el delegado del Gobierno, Javier Losada, informó en su día del reparto en la comunidad de 26,2 millones de papeletas (23,9 millones para el Congreso y 2,27 para el Senado), 3,5 millones menos que en abril.

Estarán disponibles para las 3.954 mesas electorales (dos menos que en abril) dispuestas en 2.416 locales (los mismos que en los anteriores comicios) con 7.908 urnas (cuatro menos). Galicia sumará 11.862 miembros de mesa (seis menos).

Los electores gallegos podrán optar entre 46 candidaturas al Congreso (frente a las 49 de abril) y 44 al Senado (en los últimos comicios generales fueron 47).

KIT DE DISCAPACIDAD VISUAL 

La Delegación del Gobierno también ha destacado que sobresale el crecimiento de solicitudes de kits para votantes con discapacidad visual, que asciende a 119.

Esta cifra supone que casi se multiplica por cuatro el número de solicitudes realizadas realizadas en la última cita, que fue entonces de 33.

Más de 7.045 agentes de diferentes cuerpos de seguridad, unos 130 más que el 28 de abril, velarán este domingo, 10 de noviembre, en Galicia para que la jornada electoral transcurra con normalidad.

Todos ellos, conforme ha destacado a Europa Press el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, se encargarán de que sea una jornada "tranquila, segura" y "sin incidencias".

Además, representarán a la Administración 2.613 personas en los distintos locales (nueve menos que en abril), y en la Delegación del Gobierno y las cuatro subdelegaciones trabajarán unas 300 personas.

En total, según los datos de la Delegación, serán casi 10.000 personas las que se aseguren de que todo funcione de manera correcta el domingo.

"Esperamos que sea una jornada tranquila y segura, sin más incidencias que las pequeñas anécdotas habituales de cada domingo electoral", ha destacado el delegado, que ha pedido "paciencia" a "todos aquellos que se encuentren colas y, que tienen algún contratiempo".

Precisamente, ha animado a aquellos que tengan "algún contratiempo" a notificarlo a "cualquiera de las personas del dispositivo, que están listas para ayudar y solucionar eventualidad".

PRESUPUESTO Y PAPELETAS

El presupuesto total de la cita en Galicia es de 3.173.591 euros, lo que supone 5.555 euros más que en las pasadas elecciones generales del 28 de abril.

Asimismo, Javier Losada ha detallado que para la jornada estarán disponibles 26,2 millones de papeletas (23,9 para el Congreso y 2,27 para el Senado), 3,5 millones menos que en abril.

También se habilitarán 3.954 mesas electorales (dos menos), dispuestas en 2.416 locales (los mismos que en abril) con 7.908 urnas (cuatro menos). Además, Galicia sumará 11.862 miembros de mesa (seis menos).

La Delegación del Gobierno ha destacado el crecimiento de solicitudes de kits para votantes con discapacidad visual, que asciende a 119. Supone que casi de multiplica por cuatro el número de solicitudes realizadas en la última cita, que fue entonces de 33.

POLICIAS DESPLAZADOS

La Sala III (de lo Contencioso-Administrativo) del Tribunal Supremo acordó ayer una medida cautelarísima en la que ordena a la Junta Electoral Central (JEC) y al Ministerio del Interior que tomen las medidas necesarias para que este domingo puedan votar los policías que están desplazados a Cataluña y que no pudieron solicitar el voto por correo en plazo, una situación "marcadamente excepcional", según informaron fuentes jurídicas. El plazo para solicitar el voto por correo terminó el pasado 31 de octubre, de modo que muchos policías se han encontrado con que se les han ordenado su despliegue en Cataluña y no van a poder estar en su lugar de residencia el próximo domingo, así que no podrán votar. Ante la reclamación de organizaciones sindicales de la Policía Nacional a la JEC para que remediase la situación y la respuesta negativa que obtuvieron, el colectivo Jupol se dirigió al Supremo pidiendo medidas cautelares.
La Sala considera que "la inminencia de la celebración de las elecciones justifica la adopción de una medida cautelarísima" e impone como solución que la JEC establezca un procedimiento de solicitud de voto por correo en las delegaciones del Gobierno en Cataluña, en cada una de las provincias en las que estén destacados los agentes, y el Ministerio del Interior adopte las medidas pertinentes desplazando a todos los empleados de Correos que sean necesarios.

Ampliación de plazo
Los magistrados establecen además que se amplíe el plazo de emisión de voto por correo en estos casos hasta el 10 de noviembre incluido y plazo para su escrutinio, hasta el día 13, garantizando en todo caso que no haya supuestos de doble emisión de votos. La medida sólo afecta a los agentes trasladados después del 31 de octubre sin que se les hubiera avisado con antelación.
El pasado 6 de noviembre, la JEC rechazó adoptar este tipo de medidas porque entendía que "la única posibilidad de que ese voto pudiese computarse exigiría una modificación del procedimiento del voto por correo" establecido en la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), para lo cual decía que carecía de "habilitación legal". Consideraba que "la prórroga del plazo para solicitar el voto por correo en este momento, dada la cercanía del día de la votación, haría completamente inviable que ese voto pudiese llegar en plazo para poder ser escrutado por las mesas electorales".
Sin embargo, y a sólo dos días de que se celebren elecciones generales, el Supremo emitió un auto en el que opina que sí pueden adoptarse medidas, ya que aunque "no le corresponde sustituir a la administración electoral en su ejercicio", sí puede "arbitrar criterios que tendrá que seguir la JEC para facilitar que los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado destacados en Cataluña puedan ejercer su derecho a voto". n