Atlántico

MUNDIAL DE PIRAGUISMO

Pablo Graña se viste de largo bañado en oro

El cangués se proclamó campeón del mundo de C2 200 junto a Alberto Pedrero
Pablo Graña derecha) saluda en lo alto del podio junto a su compañero.
Pablo Graña derecha) saluda en lo alto del podio junto a su compañero.
Pablo Graña se viste de largo bañado en oro
Que un muchacho de 20 años nacido en Cangas se proclame campeón del mundo demuestra que los sueños se cumplen. Pablo Graña cumplió el suyo ayer. El palista del Rodeira cristalizó en la localidad húngara de Szeged una prometedora carrera que le había llevado a brillar en categorías inferiores. Ahora es mayor. Y es campeón del mundo. Junto a su compañero, el madrileño Alberto Pedrero, batieron con claridad a sus rivales con un tiempo de 36.06. Una victoria más del piragüismo cangués, fuente inagotable de talento, que refrenda de este modo el fantástico trabajo del Náutico de Rodeira. Uno de sus polluelos se subió a lo más alto del podio mundial para perpeturar la estirpe.
Una medalla de oro que empezaron a ganar con una gran salida, que les sirvió para ponerse rápidamente en cabeza. A partir de ahí,  una palada tras otra hasta la victoria. Sin mirar atrás. Así, batieron con 12 centésimas de margen a los polacos Michal Marek Lubniewski y Arsen Sliwinski, que repitieron la plata el año pasado en Portugal, y con 36 a los uzbecos Artur Guliev y Elyorjon Mamadalev, que se subieron al tercer escalón del cajón dominado por el cangués y su compañero.