Atlántico

FÚTBOL

El Barça-Madrid, en vilo

La Liga solicita que el Clásico se dispute en el Bernabéu y los clubs rechazan la decisión
Tanto el Real Madrid como el Barcelona recharazon la permuta del Clásico previsto para el próximo 26 de octubre.
Tanto el Real Madrid como el Barcelona recharazon la permuta del Clásico previsto para el próximo 26 de octubre.
El Barça-Madrid, en vilo
La Liga solicitó ayer al Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que el Clásico que deben disputar Barcelona y Real Madrid el próximo 26 de octubre a las 13:00 horas en el Camp Nou se juegue finalmente en el Santiago Bernabéu.
El organismo que preside Javier Tebas solicitó que se invierta el orden del calendario del Clásico, con lo que el partido de la segunda vuelta sería el fin de semana del 1 de marzo en Barcelona, aduciendo "causas de fuerza mayor", recogidas en los artículos 239, 240 y 188 del reglamento de la RFEF.
Los incidentes acaecidos en las últimas horas en las calles de Barcelona y la atmósfera que se respira en la ciudad tras la sentencia del 'procés', así como la convocatoria de una manifestación unitaria del soberanismo para dicho día, provocó que la Liga pidiese formalmente a la Federación que el Clásico altere su orden.
El objetivo de esta decisión sería evitar posibles disturbios, antes, durante y después de un encuentro que la Comisión Antiviolencia declaró ayer de alto riesgo, algo habitual en este tipo de enfrentamientos.
El Consejo Superior de Deportes (CSD) también manifestó ayer que no considera "razonable" que el Clásico se dispute en la ciudad condal por "motivos de seguridad" dada la situación que vive Cataluña y entiende se deberá buscar una solución para el partido.
"Nos parece que tal y como se están desarrollando los acontecimientos consideramos, al igual que la Liga y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que por seguridad no es razonable jugar ese partido tal y como está previsto", explicaron fuentes del CSD.
El caso ahora está en manos del Comité de Competición, que se reunirá el próximo miércoles para decidir si finalmente se juega, se suspende o se permuta el orden del duelo y se traslada el primer envite al estadio Santiago Bernabéu.
La petición de la Liga no fue bien recibida por el club catalán, que no está dispuesto a que se cambie de escenario el partido del 26 de octubre. El Barcelona ya recibió la notificación del Comité de Competición de la Federación, y pese a que dispone de tres días para responder a la misma, no piensa aceptar la posibilidad de que se cambie el orden de los clásicos.
Por su parte, el Real Madrid también se muestra contrario a este cambio de fecha. Los servicios jurídicos del club blanco analizaron la petición presentada por la Liga al Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) e interpretan que este cambio sería "alterar la propia competición". "Si se requiere por fuerza mayor, la solución es aplazar el partido", añaden desde el club.
Para el Real Madrid "no hay lugar a la permuta del estadio", aunque sus servicios jurídicos están estudiando el caso antes de presentar un escrito con las alegaciones pertinentes ante el Comité de Competición de la RFEF, cuyo plazo expira el próximo lunes 21.
Joan Soteras, presidente de la Federación Catalana de Fútbol y vicepresidente de la Española, también se mostró contrario a un cambio de escenario del clásico del próximo 26 y considera que el partido tiene que jugarse en el Camp Nou. "Tenemos que esperar a que llegue el día del partido. Tendría que ser un acto de mucha fuerza mayor para que se cambiara la sede del partido", dijo ayer antes de la entrega de la Bota de Oro a Leo Messi.
El presidente de la Federación Catalana de Fútbol aseguró que el partido está programado para jugarse en Barcelona y se tiene que jugar en Barcelona. Además, criticó las prisas de la Liga para solicitar el cambio de escenario. n